jueves, 6 de octubre de 2011

Otra vez los idiotas de la Fundéu tratan de pasarse de listos, pero en Chile los paran en seco

Scott Sadowsky es profesor de lingüística de la Universidad de La Frontera. Sus áreas de interés incluyen la fonética, la sociolingüística, el cambio y la variación lingüísticos, la lingüística del corpus y las actitudes lingüísticas. Recientemente, hizo el peregrinaje a la ciudad sagrada de Halle, lugar de nacimiento del lingüista Rodolfo Lenz. Su sitio web es http://ssadowsky.hostei.com/

El 25 de agosto pasado, publicó en TerceraCultura.cl, de Chile, el siguiente texto que abona lo que se viene diciendo en este blog sobre los tipos esos de la Fundéu.

Fundéu BBVA: Deben evitarse
los dictámines caprichosos, arbitrarios 

Dos empresas españolas, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria y la agencia de noticias EFE, se han unido para crear la Fundación del Español Urgente BBVA, entidad dedicada a controlar la manera de que los hispanoparlantes de todo el planeta hagan uso de una de sus posesiones más íntimas y personales, la lengua materna.

Uno de los últimos decretos emitidos por esta institución declara que no debe decirse “en base a”. ¿Por qué no? ¿Cuál es el argumento que esgrime para justificar su opinión?
Veamos…

La Fundación del Español Urgente en Chile recuerda que debe evitarse la locución “en base a”, que puede sustituirse por “sobre la base de”, “en función de”, “basándose en”, “a partir de”, “de acuerdo con”, “con base en” o “según”.

Argumentos no hay aquí. Pero sí una sutil manipulación, a través del verbo “recordar”, que insinúa que se trataría de algo que ya deberíamos saber.

La Fundéu BBVA ha observado que en muchas noticias se emplea “en base a”, una locución impropia en la que no está justificado el uso de las preposiciones “en” y “a”:

Aquí tampoco hay justificación alguna; simplemente se asevera –de nuevo, sin argumento alguno– que se trataría de una “locución impropia”. Se agrega algo que podría dar la impresión de ser una justificación –eso de que “no está justificado el uso de las preposiciones ‘en’ y ‘a’”– pero de nuevo, no es más que un decreto liviano y veleidoso, sin razonamiento que lo apoye. (Y en todo caso, ¿cómo crestas se podría justificar el uso de una preposición?).

Presumiblemente deberíamos sentirnos como alumnos porros al emplear “en base a”. Y si el sentimiento de culpa e incultura que nos inunda a leer el dictamen de Fundéu es lo suficientemente fuerte, quizás lleguemos a comprar el libro que tiene a la venta, y que promete sacarnos del pozo negro de las locuciones impropias.

El sobre, por favor...

¿Cuál es la realidad de la frase “en base a” en el castellano chileno? Es, como dijimos en un artículo anterior, de lo más normal y aceptado. Comparemos su frecuencia de uso con la de algunas de las locuciones que cuentan con la bendición corporativa de Fundéu:

20.762   sobre la base de
15.576  en base a
11.391   en función de
 1.327   con base en
   122   basándose en
(Datos tomados del Codicach).

En el castellano de Chile, “en base a” ocupa nada menos que el segundo lugar en este campo léxico. (No incluimos las otras frases que recomienda Fundéu –”a partir de”, “según”, “de acuerdo con”, “en función de”– porque no son sinónimos de “en base a”, o lo son sólo parcialmente).
Los hablantes se han pronunciado: esta locución “impropia” les gusta tanto que la prefieren a la mayoría de las alternativas. Y están en todo su derecho.

Entre paréntesis

El nombre “Fundéu BBVA en Chile” hace pensar que los textos de esta empresa son adaptados especialmente para los hablantes del castellano de Chile. No nos dejemos engañar:

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) en la Argentina recuerda que debe evitarse la locución “en base a”, que puede sustituirse por “sobre la base de”, “en función de”, “basándose en”, “a partir de”, “de acuerdo con”, “con base en” o “según”.

La Fundación del Español Urgente en México recuerda que debe evitarse la locución “en base a”, que puede sustituirse por “sobre la base de”, “en función de”, “basándose en”, “a partir de”, “de acuerdo con”, “con base en” o “según”.

La Fundación del Español Urgente en Chile recuerda que debe evitarse la locución “en base a”, que puede sustituirse por “sobre la base de”, “en función de”, “basándose en”, “a partir de”, “de acuerdo con”, “con base en” o “según”.

La Fundación del Español Urgente en el Perú recuerda que debe evitarse la locución “en base a”, que puede sustituirse por “sobre la base de”, “en función de”, “basándose en”, “a partir de”, “de acuerdo con”, “con base en” o “según”.

9 comentarios:

  1. En 1976 o 1977 asistí a una conferencia de Manuel Sacristán. Este intelectual relevante de la izquierda catalana y española, marxista y traductor, habló de algo que estaba haciendo entonces: las obras completas de Marx y Engels en casi 70 volúmenes, en Grijalbo. Refirió las dificultades de esas versiones que reclamaban una formación teórica y lingüística solidísima que superaba las capacidades del intérprete corriente. Alguien del público le preguntó cuáles eran los mejores traductores para hacer ese trabajo. Sacristán contestó sin dudarlo: los chilenos, bueno, cualquier latinoamericano. Y aclaró: en los países de América Latina se ha conservado un idioma culto, preciso, el más rico y eficaz que existe.
    Hablaba, desde luego, desde el final de una dictadura que había perturbado la lengua y, sobre todo, a sus hablantes. También a él mismo, que perdió su cargo en la universidad y fue perseguido por sus ideas, como todos. Entonces.
    Sacristán murió hace muchos años. También, al parecer, el pensamiento marxista y la posibilidad de traducir en términos contemporáneos el delirio del capitalismo cuyas crisis y operaciones descabelladas Marx había visionariamente previsto. ¿Todo murió?
    No: que un banco español opine sobre el idioma y que empresas periodísticas dependientes de capitales españoles compren y difundan esas opiniones no es más descabellado que cualquiera de las acciones y negocios que Slavoj Zizek englobó en la ideología omnipresente del cinismo: “ellos saben muy bien lo que están haciendo, y lo hacen de todos modos”.
    Esta hipótesis es nefanda. La otra es peor. Que yo sepa, sólo los fascismos europeos se han ocupado del lenguaje: qué se dice, que se calla, cómo se tiene que decir lo que no se puede decir. Lo siento, pero no hay otros modelos contemporáneos. O capitalismo enloquecido o Hitler, Mussolini y Franco. Que estos señores elijan.
    La versión de que el idioma necesita guardianes o censores no es creíble. No la cree nadie. El castellano cultísimo de América ni sus universidades ni sus escritores ni sus periodistas ni sus hablantes eficaces no necesitan aprender a hablar o a escribir de nuevo.

    Como se dice en las traducciones de las películas norteamericanas después de que uno le clave un puñal metafórico a otro: “esto no es nada personal”. Sin embargo, es un asunto totalmente personal. Nos concierne. Por eso recordé a Manolo Sacristán, porque representa a las personas que conocí en España: austero, generoso, reflexivo, digno. Sobre todo digno. A los españoles como él, la idea de vender nuevos espejitos a los nativos no le hubiera parecido un asunto lucrativo, le hubiera parecido un fraude, una indignidad. A mí también.

    ResponderEliminar
  2. Lamento decepcionarte, pero el fundamento de la FUNDEU para emitir su criterio con respecto a la locución "en base a" está clarísimo en el Diccionario Prehispánico de Dudas de la RAE. Aquí el link http://lema.rae.es/dpd/?key=en%20base%20a . Mis profesores españoles siempre me corrigieron la utilización de "en base a" al fundamentar argumentos jurídicos porque no es correcta, y al parecer, no se equivocaron.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Con un titular que empieza así: "Otra vez los idiotas de la Fundéu tratan de pasarse de listos...", esta página queda totalmente desprestigiada. No es constructiva.

    ResponderEliminar
  4. Estimado Horacio:
    Esta página no busca prestigio, sino llamar las cosas por su nombre. Evidentemente, no es para usted. No pierda el tiempo con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los únicos idiotas son ustedes.

      Eliminar
    2. ¡Qué valiente el anónimo defensor de la FUNDEU! Si bien no publicamos comentarios sin firma, quede éste como testimonio del tipo de gente que son: idiotas y cobardes.

      Eliminar
  5. Jorge, llegué aquí por pura casualidad buscando en realidad otra cosa y entré por el título. Los de Fundéu no controlan nada. Solo aconsejan o recomiendan y dan explicaciones sobre el uso de alguna que otra expresión. Yo misma he consultado sus páginas más de una vez, dado que trabajo con las palabras y quiero ser precisa y correcta. Ahora bien, respecto del "en base a" es algo que, como bien mencionas, ya deberíamos conocer porque era básico –no sé ahora, con los niveles paupérrimos de nuestros docentes- cuando se nos enseñaba nuestro idioma y su gramática. De hecho, yo mismo recuerdo las insistencias de nuestros profesores en la escuela secundaria (¡te hablo de hace más de 40 años!) para no caer en ese mal uso. ¿Por qué está mal usada esa expresión? Porque se levanta una estructura (material o de pensamiento) a partir de una base o sobre ella. Por lo tanto, fíjate de lo absurdo que resulta decir que “edifiqué un edificio A la base de…” Cuando edificamos, lo hacemos EN o SOBRE una base y a partir de ella construimos (edificios y pensamientos). Esta imagen propia de la construcción se usa para argumentar y dar razones. De allí que hablamos de “argumentos y razonamientos” que tienen su base EN algo. Estas metáforas de la lengua que recurre a imágenes de construcción para describir cómo argumentamos son frecuentes. SI piensas y razonas un poco te darás cuenta del sinsentido que tiene la expresión con “a”: "yo hago BASE EN Santiago" (no A SANTIAGO). "Yo construyo SOBRE/En una base”. Decir que “construyo A una base” es absurdo y sin sentido. De ahí que luego, cuando hablamos de “argumentos” y recurrimos a esa imagen “arquitectónica” debamos mantener la misma preposición o preposiciones (en o sobre). Respecto de los otros usos que mencionas ocurre algo similar. No tengo tiempo de para darte más explicaciones pero creo que antes de enojarte con los de Fundéu sería mejor que te informaras. No es muy difícil hacerlo. En Internet hay muchísima información.
    Respecto de los usos en Google, no es un buen parámetro. Acuérdate de aquello que dice: “Coma caca: Millones de moscas no pueden estar equivocadas.”
    Un saludo cordial,
    Emma Mae (desde Australia).

    ResponderEliminar
  6. Estimado Emma:
    En una de las primeras clases de Filología, en la Universidad, nos enseñan que "mecum", del latín, evolucionó a "migo" y que los hablantes entonces dejaron de percibir la preposición "cum" (ahora evolucionada a "con") y, por lo tanto, se vieron llamados a reponerla. El resultado fue "conmigo", que, de manera un tanto absurda, duplica la preposición, lo cual es un error. Pero de errores así está hecha la historia de la lengua y un día dejamos de percibirlos como errores porque es el uso y no la lógica la que termina por determinar la corrección. Dicho de otro modo, los que se ocupan de la gramática siempre corren detrás de los usuarios y, academias mediante (reales o no), cada tanto deciden introducir cambios que, demagógicamente (o no), tienden a parecerse a la forma en que realmente se habla. Dicho lo cual, los chilenos son absolutamente soberanos para decir lo que quieran en los términos que quieran y si consideran que lo que dicen está bien (por las razones que sea), seguir diciéndolo.
    En lo personal, no uso "punto álgido" por "punto más caliente" ni "enervar" por "ponerse nervioso" porque sé que esas expresiones significan exactamente lo contrario. Pero que yo no lo haga no significa que la mayoría de la gente que conozco, incluso muy culta, no incurra en esos errores que, imagino, con el tiempo, dejarán de ser así percibidos. Ahora, sin ir más lejos, noto que entre los jóvenes está muy de moda utilizar el verbo "compartir" como si fuera pronominal. Tanto en la Argentina, como en México, dicen "te comparto", y la fuerza con que eso está ocurriendo nos dice que en poco tiempo será norma. Insisto: no digo que esté bien, sino que es así porque, repito, la historia de la lengua se nutre de errores que un día dejan de serlo. No se trata de una ciencia exacta, no es lógica. Pensar que puede serla o que la Fundeu, brazo armado del BBVA (¡un banco!) en materia lingüística, puede ayudarnos a hablar como se debe es un error.
    Siento decirle que no estamos de acuerdo.
    Cordialmente

    ResponderEliminar