jueves, 26 de marzo de 2015

La probable etimología de "pipí cucú"

Alberto Olmedo
Es probable que los lectores no argentinos de este blog jamás hayan oído la locución que motiva esta entrada, proveniente de la pluma de Susana Anaine y aparecida en la revista Ñ el 13 de marzo pasado. También es dable imaginar que no sepan quiénes fueron Carlos Monzón, Tito Lectoure, Ernesto Cherquis Bialo y Alberto Olmedo. De todos esos nombres, sin duda el último es el más importante. 


Un premio pipí cucú


El alcalde era Valery Giscard d´Estaing, luego presidente de Francia. El homenajeado, Carlos Monzón, campeón mundial de box que debía agradecer la plaqueta que se le entregaba por haber sido distinguido como mejor deportista del año. (El 17.06.1972 y el 29.09.1973 venció a Jean-Claude Bouttier). Tito Lectoure le había pedido que simplemente dijera merci beaucoup (mersi bocú). Cuenta el periodista Ernesto Cherquis Bialo que Monzón, aterrorizado por tener que hablar en francés, transformó la frase en pipí cucú. El galicismo acriollado a las trompadas no le pasó inadvertido al actor Alberto Olmedo, que comenzó a calificar de pipí cucú a personas, objetos o situaciones. 

4 comentarios:

  1. ¡qué simpático! siempre pensé que tendría algo que ver con el cucú-trastrás (¿decís también así al jugar con los niñitos?). estoy que lo importo ya.
    beso fuerte

    ResponderEliminar
  2. Querida Itziar:
    No, no tiene nada que ver con el "cucú-trastrás", que no decimos. ¿Podrías traducir? Beso también y saludos por Murcia..

    ResponderEliminar
  3. es ese juego para bebés en que te tapas la cara con las manos. cuando abres las manos, dices: "cucú"; cuando las cierras: "trastrás" (por "tras las manos"[?]). no sé explicarlo mejor. los bebés lo adoran, eso sí.
    Murcia manda saludos calurosos :o)

    ResponderEliminar
  4. Lo del "cucú" se entiende y, por otra parte, acaso remita al pajarito que sale de los relojes. ¿Pero lo de "trastrás"? Hay algo un tanto tautológico ahí que se presta a todo tipo de chistes de los nuestros.
    Un beso y no te acalores.

    ResponderEliminar