viernes, 13 de mayo de 2016

"Un estilista con un alto nivel de exigencia"

El pasado 10 de abril, el periódico mexicano Excelsior publicó una nota a propósito de la traducción al castellano de Un vaso de cólera, del novelista brasileño Raduan Nassar (foto). La obra, publicada por la editorial Sexto Piso, fue traducida por el novelista mexicano Juan Pablo Villalobos, quien fue entrevistado por Juan Carlos Talavera.

Raduan Nassar, un eremita brasileño

Raduan Nassar (São Paulo, 1935) se ha convertido en uno de los máximos exponentes de las letras brasileñas de nuestro tiempo. Con sólo tres libros publicados ya es un autor de culto que ha revivido luego de que fuera incluido en la lista de los finalistas del Premio Man Booker Internacional 2016, al lado de Orhan Pamuk y Kenzaburo Oé. En ese certamen su prosa es descrita como explosiva y erótica.

Al mismo tiempo, es conocido en el mundo de las letras brasileñas como un eremita que no concede entrevistas y prácticamente no asiste a actos públicos. “Siempre ha sido un outsider cuya literatura puede ser descrita como lo más exquisito de las letras brasileñas de los últimos 40 años”, explica a Excélsior el novelista mexicano Juan Pablo Villalobos, quien realizó la primera traducción al español de Un vaso de cólera para la editorial Sexto Piso.

Este volumen, que fue publicado originalmente en 1978, refleja la calidad de un gran estilista y uno de esos autores de culto que alcanzó la fama con las novelas Labor arcaica y Un vaso de cólera, y su libro de cuentos La chicas del camino.

El caso de Nassar es extraño por varios motivos, dice Villalobos. “Primero, porque su obra se conforma sólo de tres libros: dos novelas breves y un libro de cuentos que fueron publicados en Brasil en los años 70, para luego retirarse de la vida literaria y dedicarse a la vida del campo”.

Ese plan de ermitaño lo llevó al extremo, pues a lo largo de los años 80 se negó a la difusión de su obra. “Incluso se sabe que su libro de cuentos se publicó debido a la presión de su editor Luiz Schwarcz, quien encabeza el sello Companhia das Letras. Él ha sido la figura clave para que este autor se convirtiera en lo que es, pues si la decisión fuera de Raduan, prácticamente su obra literaria habría desaparecido”.

En aquella época su obra se tradujo al francés y es la única traducción de la que se tiene noticia. “Ahora llega este nuevo rescate de su obra, con la traducción de Un vaso de cólera al español e inglés, con la afortunada noticia de que ha sido seleccionado entre los diez finalistas del Man Booker Internacional, uno de los galardones más prestigiosos en lengua inglesa. Esto le ha dado una nueva vida a la obra de Raduan en el mundo anglosajón y supongo que también atraerá la atención sobre su obra al idioma español”.

La crítica lo ha definido como el portador de una prosa demoledora y precisa, acompañado por una mirada incisiva, punzante y cautivadora. Hijo de inmigrantes libaneses, Nassar estudió derecho y filosofía en la Universidad de São Paulo y debutó en la literatura en 1975, con su novela Labor arcaica.

El primer acercamiento de Villalobos con la obra de Nassar sucedió en 2010, cuando el mexicano se mudó a Brasil y le pidió a sus amigos escritores y editores que le recomendaran lo mejor de las letras brasileñas. “Entonces los comentarios eran unánimes: “Tienes que leer a Raduan”.  Y aunque algunos dan un lugar especial a Clarice Lispector, Rubem Fonseca o a Jorge Amado, todos en algún momento coincidían en este autor desconocido en lengua española”.

Tres años después, el editor Diego Rabasa le preguntó si tenía alguna referencia de Nassar y si valía la pena traducirlo al español. “De inmediato le recomendé, con entusiasmo, que lo publicara. Así que me propuso la traducción y acepté”, apunta el traductor.

AMOR Y TENSIÓN
Luego de la traducción y de múltiples relecturas, Villalobos afirma que Nassar es un estilista con un alto nivel de exigencia. Y sin demeritar la prosa de Lispector o Fonseca, la de Nassar —como la de Juan Rulfo— tiene un nivel sintáctico y léxico muy complejo.

“Por eso Un vaso de cólera, aunque es una novela muy breve y compacta donde se narran dos días en la vida de una pareja sumida en un estado de crisis, tiene una ambición desmedida que plantea un proyecto narrativo comparable con el de James Joyce y Marcel Proust”, considera Villalobos.

Esto implicó que la traducción fuera un desafío mayor, “porque cada frase fue un reto para mantener la tensión de la trama y el paso perfecto entre lo erudito y lo popular, entre esos estallidos de rabia del protagonista, con el lenguaje popular y las reflexiones sesudas e ideológicas, además de la creación de atmósferas que pueden ser el sueño o la pesadilla de todo traductor”.

¿Qué destacar de los personajes que protagonizan esta novela? “Me gusta la tensión que se genera, casi dialéctica, entre esta pareja y cómo poco a poco llenan ese vaso de cólera que comienza de una manera apacible, dejándonos ver cómo hacen el amor y se duchan, con una carga de tensión que, paulatinamente, nos anuncia que algo va a explotar en cualquier momento”.

Después viene la lucha directa entre los personajes. No sólo se trata de un tema amoroso, sino que esa tensión se traslada al ámbito político e ideológico. “Al mismo tiempo es un enfrentamiento generacional entre el personaje masculino, que es mayor, y la joven periodista; un enfrentamiento de clase, entre lo rural y lo urbano. Sin embargo, lo más interesante es la tensión narrativa, apunta, en particular cómo se lleva al extremo y se desborda el vaso”.

¿Consultó a Nassar en algún momento?, se le cuestiona. “Pude haberlo intentado a pesar de que es un ermitaño. Sé por algunos amigos brasileños que es una persona muy accesible, cariñosa y dulce, pero preferí hacer una versión con total libertad”, concluye.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada