viernes, 29 de julio de 2016

" Darse a conocer, instalar su nombre, su catálogo"


El martes 19 de julio pasado, La Gaceta de Tucumán, de Argentina, publicó sin firma la siguiente entrevista con Damián Tabarovsky, editor de Mardulce. En ella habla de las pequeñas editoriales que nacieron después de la crisis de 2001.



“La gran novedad son las editoriales independientes”

La situación actual de la industria editorial en Argentina no es la mejor; sin embargo, hay gente que apuesta por mantener el ritmo de producción y por el crecimiento de las publicaciones.Damián Tabarovsky es escritor, traductor y director editorial de Mardulce y antes fue el de Interzona. Un hombre que, además de haber publicado 10 libros, sabe de lo que habla cuando se le consulta por el escenario actual. “En los últimos seis meses cambió por completo el escenario. Antes no era una panacea, pero en situaciones de ajuste lo primero que se corta es el rubro esparcimiento –asegura Tabarovsky–, como ir al cine y todo lo que tiene que ver con lo cultural, por eso las ventas bajaron, las cadenas de pago se demoran, veremos cómo continúa todo”, advierte. 

El autor se graduó en la Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales de París, donde vivió hasta 1995, cuando regresó a Buenos Aires. Es uno de los invitados a la segunda edición del Festival Internacional de Literatura Tucumán (FILT), que se abrirá el viernes en el Museo de la Universidad Nacional de Tucumán. “Estoy muy entusiasmado por llegar a Tucumán. En Mardulce, que es la editorial que me toca dirigir, le damos cabida a los escritores del interior –afirma– y este festival literario me parece muy interesante”.

Tabarovsky asegura que para una editorial independiente, pequeña, con cuatro o cinco años de vida, lo primero es darse a conocer, instalar su nombre, su catálogo y, lo segundo, es consolidarse con buenas publicaciones. “En Mardulce estamos en el segundo paso”, resalta.

En comunicación telefónica con LA GACETA, el escritor admite que no conoce Tucumán y que cuando recibió la invitación respondió en menos de cinco minutos para sumarse a la segunda edición del FILT. “Mi esposa siempre me habla de Tucumán, porque ella conoce y ahora creo que llega mi turno”, dice entusiasmado.

Sin políticas
Respecto de la crisis que afecta a las editoriales, Tabarovsky reconoce que el costo del papel está fuera de escala. “No hubo en el gobierno ninguna política en materia del papel. No hay diferencia entre kirchnerismo y macrismo. Se fijan los precios de manera exorbitante y no hubo ninguna política al respecto. El kirchnerismo ponía retenciones a la soja, pero no al papel. El papel tiene precio dólar”, explica con un tono de impotencia y bronca. “Hace 10 años, el precio del papel, en el costo total del libro, no ocupaba el porcentaje que ocupa hoy”, se lamenta. 

“El amo bueno” es su más reciente novela. “Siendo editor no es fácil encontrar tiempo para escribir, pero me gusta publicar en Mardulce; para mí es una actitud de compromiso”, señala.

“Concentración editorial y edición independiente” es el título de la disertación de Tabarovsky prevista para el viernes, a las 18.30. “Editoriales independientes es el gran tema de los últimos 10 años. No estoy seguro de que haya habido una nueva literatura. La novedad es la nueva edición argentina. La mayoría son editoriales surgidas después de 2001, que están trabajando y traduciendo autores importantes. Me parece que hay una novedad cultural que vale la pena rescatarla y contarla –afirma–. Históricamente han tenido buenos catálogos. Los libros están bien hechos, los autores cobran, es una dimensión profesional bastante novedosa. Al mismo tiempo –advierte– hay una concentración editorial en un conglomerado que representa el 70% del mercado. Todo eso es una cosa dual”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada