lunes, 18 de julio de 2016

Los rectores universitarios latinoamericanos ligan a las casas de estudio que representan con empresas españolas y se declaran lobbystas



El 25 de junio pasado, el diario madrileño El País publicó el siguiente suelto acompañado de la foto que que ilustra esta entrada: "Los rectores de la Universidad Complutense, la Universidad de Brcelona, Buenos Aires, Sao Paulo y la Autónoma de México sellaron ayer en Madrid la creación de la Unión Iberoamericana de Estudiantes, con la vinculación del Banco Santander. Los cinco campus suman 900.000 alumnos y más de 85.000 profesores. Aspiran a colaborar como un lobby transatlántico para hacerse oír en la comunidad internacional. Su primera actividad conjunta será un encuentro en Buenos Aires para abordar las problemáticas de la grandes ciudades, previsto entre octubre y noviembre".

En la foto, de izquierda a derecha, están Enrique Graue (rector de la UNAM), Didac Ramírez (rector de la Universidad de Barcelona), Carlos Andradas (rector de la UCM), José Antonio Villasange (director de la División Santander Universidades) el de amarillo (que es "Alberto Edgardo", sin que se consigne su  apellido "Barbieri", el rector de la U.B.A ) y Marco Antonio Zago (rector de la USP).

Uno podría entonces preguntarse qué tienen que ver todos estos rectores universitarios con las uniones de estudiantes. También qué quiere decir que esas universidades aspiran a colaborar como un lobby. Pero, por encima de todo, ¿qué carajo tiene que ver el Banco Santander en todo esto? Porque si uno suma las iniciativas y "colaboraciones" del BBVA, el Santander, Teléfonica y otras instituciones comerciales españolas, como la RAE, el Instituto Cervantes y la FUNDEU, estamos decididamente fritos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada