viernes, 2 de diciembre de 2016

Ayer se dio a conocer el último Premio Cervantes

A los efectos de su historia, el Premio Cervantes fue instituido en 1974 con el propósito de honrar una obra literaria completa, aunque su primera edición tuvo lugar de modo efectivo al año siguiente. Los candidatos son presentados por el pleno de la Real Academia Española y por las Academias de los países hispanos y los premiados en años anteriores. El jurado se halla presidido por el ministro de Cultura y Educación de España y desde 1980, en evitación de coincidencias, esta dignidad sólo puede concederse a uno de los candidatos. La ceremonia de entrega del galardón se celebra el 23 de Abril de cada año.

Eduardo Mendoza
Se acaba de anunciar que este año lo ganó Eduardo Mendoza, un muy buen escritor español y un verdadero caballero (lo que, por caso, no podría decirse ni de Pérez Reverte ni de tantos otros), a quien tal vez, de este lado del Atlántico, habría que prestarle mucha más atención.


El premio Cervantes se otorgó, hasta la fecha, en cuarenta ocasiones, de las cuales 22 correspondieron a escritores españoles, 6 a escritores mexicanos, 4 a escritores argentinos, 3 a escritores cubanos, 3 a escritores chilenos, 1 a un escritor uruguayo, 1 a un escritor paraguayo, 1 a un escritor peruano. .


1976 Jorge Guillén (España, 1893-1984) poeta 
1977 Alejo Carpentier (Cuba, 1904-1980) novelista
1978 Dámaso Alonso (España, 1898-1990) poeta
1979 Jorge Luis Borges (Argentina, 1899-1986) poeta
     Gerardo Diego (España, 1896-1987) poeta
1980 Juan Carlos Onetti (Uruguay, 1909-1994) novelista
1981 Octavio Paz (México, 1914-1998) poeta
1982 Luis Rosales (España, 1910-1992) poeta
1983 Rafael Alberti (España, 1902-1999) poeta 

1984 Ernesto Sábato (Argentina, 1911-2011) novelista
1985 Gonzalo Torrente Ballester (España, 1910-1999) novelista
1986 Antonio Buero Vallejo (España, 1916-2000) dramatugo
1987 Carlos Fuentes (México, 1928-2012) novelista
1988 María Zambrano (España, 1904-1991) filósofa
1989 Augusto Roa Bastos (Paraguay, 1917-2005) novelista
1990 Adolfo Bioy Casares (Argentina, 1914-1999) novelista
1991 Francisco Ayala (España, 1906-2009) novelista
1992 Dulce María Loynaz (Cuba, 1903-1997) poeta
1993 Miguel Delibes (España, 1920-2010) novelista
1994 Mario Vargas Llosa (Perú, 1936) novelista
1995 Camilo José Cela (España, 1916-2002) novelista
1996 José García Nieto (España, 1914-2001) poeta
1997 Guillermo Cabrera Infante (Cuba, 1929-2005) novelista
1998 José Hierro (España, 1922-2002) poeta
1999 Jorge Edwards (Chile, 1931) novelista
2000 Francisco Umbral (España, 1932-2007) novelista
2001 Alvaro Mutis (Colombia, 1923-2013) poeta y novelista
2002 José Jiménez Lozano (España, 1930) novelista
2003 Gonzalo Rojas (Chile, 1917-2011) poeta
2004 Rafael Sánchez Ferlosio (España, 1927) novelista
2005 Sergio Pitol (México, 1933) novelista
2006 Antonio Gamoneda (España, 1931) poeta
2007 Juan Gelman (Argentina, 1930-2014) poeta
2008 Juan Marsé (España, 1933) novelista
2009 José Emilio Pacheco (México, 1939-2014) poeta
2010 Ana María Matute (España, 1925-2014) novelista
2011 Nicanor Parra (Chile, 1914) poeta
2012 José Manuel Caballero Bonald (España, 1926) poeta y novelista
2013 Elena Poniatowska (México, 1932) novelista
2014 Juan Goytisolo (España, 1931) novelista
2015 Fernando del Paso (México, 1935) novelista
2016 Eduardo Mendoza (España, 1943 ) novelista

Hay quien supone que el Premio Cervantes es el Premio Nobel de las letras hispánicas, como si el Nobel importara y como si el Cervantes idem. Tal vez valga la pena decir que se trata de un premio español, que, una de cada dos veces, condesciende a premiar a algún latinoamericano, creando la curiosa ilusión de que la literatura española actual es más importante que la que se escribe en América. Por eso no está de más insistir: EL CERVANTES ES UN PREMIO EXCLUSIVAMENTE ESPAÑOL, OTORGADO POR ESPAÑOLES EN ESPAÑA. Quien lo dude puede recurrir a la curiosa idea de la justicia que tienen quienes lo otorgan: en 1979, por única vez, fue compartido, privilegio le tocó a Jorge Luis Borges, en la ocasión acompañado del muy influyente y mundialmente famoso Gerardo Diego

¿Por qué aceptarlo? La respuesta es simple y no vale la pena hacerse ilusiones: son 125 mil euros que no le vienen mal a nadie, claro. O sea, unos cuantos apretones de manos insustanciales, palo y a la bolsa. ¿Qué agregar?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada