jueves, 29 de diciembre de 2016

Un balance de fin de año

En 2016 el Club de Traductores Literarios de Buenos Aires se mudó del Centro Cultural de España, donde transcurrieron los primeros siete años de actividades, a la Biblioteca del Instituto Goethe, donde fuimos recibidos con los brazos abiertos por su director Uwe Mohr y por un excelente equipo, encabezado por Carla Imbrogno, curadora del programa de cultura, en el que también están Sofía Stubrin y Natalia Laube. El cambio no pudo ser mejor: ahora, por primera vez en siete años, tenemos prensa y una nutrida y renovada audiencia se hace presente en nuestras reuniones que, como el caso del CCEBA, están on line en canales exclusivos de youtube. Y aunque extrañamos especialmente a Mercedes Álvarez y a Javier Cánepa, nuestros aliados estratégicos en el CCEBA, no podemos si no alegrarnos de la mudanza.

A lo largo del año han estado con nosotros Amanda Hopkinson, Nick Caistor, Simon Lörsch, Lori Saint-Martin, Marcial Souto, Matías Batistón, Manuel Borrás, Miguel Balaguer, Luis Chitarroni, Miguel Ángel Petrecca, Martina Fernández Polcuch, María Telechea, Monica Rinck, Silvana Franzetti, Laura S. Carugati yAlejandro González. Las intervenciones de todos ellos, en el contexto de las actividades del Club pueden verse en

Como todos los años, este blog permanecerá inactivo a lo largo de todo el mes de enero, con la excepción de los sábados, donde seguiremos colgando la Solicitada en la que escritores, traductores, editores, lingüistas, filólogos, lexicógrafos, docentes universitarios, directores teatrales y otras personas ligadas al mundo de las palabras, repudian el convenio espurio aprobado por el Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires con el Instituto Cervantes, la Universidad de Salamanca, la U.N.A.M. y Telefónica de España para la instauración del SIELE como herramienta de medición del conocimiento de castellano de quienes decidan certificar su nivel de lengua. Como se explica, fue algo hecho de espaldas a los interesados y aprobado por un grupo de Facultades que nada tienen que ver con la lengua y las humanidades. No es de sorprender que el mismo rector que encabezó esa votación haya regalado el Hospital de Clínicas, de la Facultad de Medicina de la U.B.A., al actual Ministerio de Educación. Negocios son negocios.

Por lo demás, el 1 de febrero estaremos nuevamente con nuestros lectores y, a partir del mes de marzo, retomaremos nuestras actividades públicas en el Instituto Goethe.


Felicidades para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada