jueves, 16 de febrero de 2017

El Club de Traductores Literarios de Buenos Airesen Ubersetzerhaus Looren (II)

En su entrada de 19 de julio de 2016 en el blog del Círculo de Traductores de México (http://circulodetraductores.blogspot.ch/search/label/looren), Lucrecia Orensanz realiza una muy pormenorizada crónica sobre la Casa de los Traductores de Looren y da cuenta de muchos detalles útiles para quienes puedan estar interesados en aspirar a una beca para una eventual estadía.

Para mayores datos, Gabriela Stöckli es la directora de la institución (quien así lo desee, puede ver una entrevista con ella y su correspondiente audio en http://circulodetraductores.blogspot.ch/2016/06/entre-traductores-te-veas-gabriela.html) y quien vela por que todo sea casi perfecto. Y el casi tiene que ver con que todavía no descubrió cómo controlar los fenómenos atmosféricos. Todo lo demás lo va haciendo con cronómetrica perfección suiza, una gran simpatía y la mayor buena voluntad, lo que, convengamos, no es poco.
 


Florence Widmer-Schnyder es quien se ocupa de los eventos que tienen lugar en la Casa, y también del seguimiento de las becas que se otorgan, así como de los proyectos destinados a los jóvenes.


 Monica Mutti está a cargo de la administración y de las finanzas, pero algunos traductores que no se manejan con el alemán la han visto haciendo reservas de trenes y prestando otros servicios igualmente importantes, con gran eficiencia y la mejor buena voluntad.


Janine Messerli es quien se ocupa de las comunicaciones y la fotógrafa en funciones.

Por su parte, Elena Mutti es quien reemplaza a la bibliotecaria (actualmente con licencia), quien facilita los libros de autores suizos que a través de la fundación Pro Helvetia reciben los traductores luego de pedirlos, quien saca fotos, etc.

Marco Rüegg, casero y mayordomo de las instalaciones, verdadero modelo de amabilidad y discreción, y acaso la persona con quien mayor trato tienen los traductores durante su estancia, es el que sabe y transmite cada detalle práctico que los becarios necesitan conocer. También quien una vez a la semana cocina platos típicos de Suiza, presidiendo la mesa de la cena y quien guía a los que deseen ir con él por los distintos paseos que pueden hacerse en los bosques cercanos. Se comenta que está próximo a ser canonizado como santo.

Por último, una vez a la semana, los residentes verán a Vesna Kašic, a cargo de la limpieza general. 


Y en el otro extremo del mundo (vale decir, en Buenos Aires, pero corriendo de México a Brasil cuando las circunstancias así lo indican) corresponde que todo el mundo sepa que está la infatigable Carla Imbrogno, alma mater de Looren América latina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada