jueves, 23 de febrero de 2017

El Club de Traductores Literarios de Buenos Airesen Ubersetzerhaus Looren (VII)


Foto: Janine Messerli
Peterso Rissati (San Pablo,  1979) es traductor del alemán y del inglés. Llevá publicadas más de cincuenta obras de ficción y no ficción de autores tales como Stefan Zweig, Judith Schalansky, Michael Kumpfmüller, George R. R. Martin, Hans Fallada y John Scalzi, entre otros. A todos esos méritos se suma el de haber sido el mejor cocinero en Looren, mostrando una bonhomía, un buen humor y un buena voluntad a prueba de balas.

 La invisibilidad de nosotros en Brasil
es todavia muy grande

¿Desde cuando existe ABRATES (Associação Brasileira de Tradutores e Intérpretes)?
– Desde 1974. Si quieres, hay un histórico de la asociación aqui (en portugués): 

¿Cuántos miembros tiene?
– Hoy tenemos alrededor de 800 miembros (ya llegamos a 1.000 miembros activos, tenemos algunos que sólo se reactivan durante el año, otros que dejan la asociación por un tiempo y después regresan).

¿Por qué se formó?
– La traducción no era reconocida como una profesión por las leyes brasileñas, entonces había la necesidad de crear una institución que, de alguna forma, juntase los traductores. Así que la ABRATES fue creada en 1974, con dos sedes, una en São Paulo y otra en Rio de Janeiro. Con la crisis de los anos ochenta, la de São Paulo se cerró y continuó con unos pocos miembros en Rio. Y así se siguió, con poco más de 200 miembros hasta 2010, donde ocurrió un gran cambio: con la presidenta Elizabeth Mattos (2010-2012) y, después, con Liane Lazoski (2012-2014/2014-2016), el número de socios pasó de 200 para casi 1000. Desde 2013, tenemos un congreso anual (antes era bianual). El Congreso de São Paulo, por ejemplo, en 2015, juntó 900 traductores de todo Brasil y de varias partes del mundo. El de Rio, en 2016, por causa de la crisis, juntó casi 700 personas, con más de 90 ponencias sobre los diferentes aspectos de la traducción.   

¿Cuál es tu función en ABRATES?
–Soy editor en jefe de la recién lanzada revista de la asociación Metáfrase y también segundo suplente de la dirección. Y ayudo informalmente en la preparación de los congresos y minicursos que ocurren durante los congresos.

¿Qué tipo de traductores la integran?
–Todo tipo de traductores, pero más los traductores técnico-científicos. Hay un esfuerzo grande (en lo que me incluyo) de traer para la asociación más traductores editoriales/literários.

¿Cuál es la situación de lso traductores literarios en Brasil?
–La ley de derechos de autor brasileña protege la traducción de obras en dominio público, o sea, solo hay previsión de pago de derechos para este tipo de obra. En general, las obras que no estén en domínio público no resultan en derechos para los traductores. La invisibilidad de nosotros en Brasil es todavia muy grande, pero intentamos cambiar esta situación con eventos y ponencias en vários tipos de ferias y congresos. Lo que se paga a los traductores varía mucho según la editorial, el tiempo de traducción, las crisis, etc. Se empieza  a en US$7 u 8 hasta US$12 o 13 (una base para las traducciones del inglés. Otras lenguas más raras pagan valores más grandes). 

¿Cómo son las condiciones de trabajo?
La traducción de libros todavia es vista como una "tarea secundaria" o como decimos en Brasil um bico (un trabajo que sirve apenas para complementar el sueldo). Pocos traductores viven de traducciones editoriales. La mayoría trabaja con otros tipos de traducción (técnica, para doblaje o lo que sea). Con la crisis, las bajas de tarifas son inevitables y hay que valerse de la experiencia o de una buena relación con los editores para mantener un nivel mínimo y aceptable.

¿Cuánto se traduce?
–En general, podemos decir que somos responsables por 12% del mercado en producción anual de livros en Brasil (más o menos 5.000 traducciones editadas al año, no necesariamente traducidas en aquel año).

¿Te parecería viable que se estableciera algún tipo de relación entre los traductores brasileños y los hispanoamericanos? En qué términos la imaginarías?
–Esto es algo que ya está empezando a ocurrir con Argentina, por ejemplo. La AATI y la ABRATES ya están firmando proyectos comunes en sus congresos y jornadas, colaborando mutuamente y juntando fuerzas para desarrollar más la profesión de los traductores. Por ejemplo, en el próximo congreso de la ABRATES, la AATI participará activamente de nuestra sección de castellano. Para los traductores de portugués al español y viceversa ésta será una parte muy buena. También podemos pensar, en un plazo más largo, en iniciativas conjuntas para el incentivo de eventos culturales y profesionales entre los países, como talleres y charlas de traductores, autores, etc. Además también hay posibilidades de trabajos conjuntos para cambiar  las condiciones de trabajo en los países hermanos y aumento de la visibilidad.

¿Cómo fue tu experiencia en las residencias que hiciste en el exterior? En qué medida implicaron algún cambio de perspectiva en tu trabajo? 
–Tanto en la Academia de Verano del Coloquio Literário de Berlin (LCB) como en la Casa de Traductores de Looren, lo más importante de todo fue el intercambio con profesionales de varios tipos, no sólo con idiomas distintos, sino también con experiencias variadas. Las charlas sobre la profesión, la concientización de condiciones muy distintas de trabajo en los diversos países, las risas siempre enriquecen uno que se lanza en estas residencias. Por otro lado, durante una residencia como la de Looren, tenemos tiempo para traducir mucho y pensar nuestra visión de cómo funciona la traducción en condiciones ideales. Aunque esas condiciones no existan en nuestras casas, podemos intentar convertir nuestra rutina en algo más controlado para que nos acerquemos a ellas. El traductor querecibe una beca o tiene la oportunidad de una experiencia así debe tomar en cuenta que sería muy bueno (y necesario) compartir eses conocimientos con sus pares en su país de origen y contribuir para el crecimiento de la profesión, ya sea a través  de gremios, asociaciones o iniciativas propias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada