sábado, 25 de junio de 2016

Por novena semana consecutiva, sigue el repudio al pacto espurio realizado entre la U.B.A., el Instituto Cervantes y los infames de Telefónica

El éxito de la convocatoria para repudiar el convenio que le otorga valor universal al Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española, propuesto por el Instituto Cervantes y un consorcio de universidades de España y Latinoamérica, demuestra que la movilización de la comunidad intelectual de la lengua castellana está lejos de haberse agotado. Por novena semana consecutiva actualizamos la lista de firmantes ya que,  diariamente siguen llegando adhesiones de todo el espectro de la lengua. Por lo tanto, seguirá abierta la recolección de firmas de todos aquéllos interesados en dejar sentado en este blog su repudio ante un pacto realizado de espaldas a la sociedad.

Como ya se ha explicado, no sólo han firmado la nota que se reproduce a continuación escritores, traductores, correctores, editores, intelectuales en general (historiadores, sociólogos, antropólogos, arqueólogos y periodistas, además de directores teatrales y actores), sino también un gran número de profesores de Literatura Española e Hispanoamericana, lingüistas, filólogos y lexicógrafos, que desempeñan sus tareas en  universidades argentinas y extranjeras. Acaso ellos están mejor capacitados para entender el problema que los contadores, veterinarios y dentistas que votaron positivamente el acuerdo en una sesión del Consejo Superior de la UBA…  quince días posterior al anuncio oficial del Instituto Cervantes en el Congreso de la Lengua de Puerto Rico.

Durante los próximos dos días la solicitada y la lista volverán a estarán disponibles en esta entrada para quien desee consultaras y, eventualmente, sumarse. Para hacerlo sólo tiene que enviar un mail a clubdetraductoresliterarios@gmail.com


Solicitada

Los abajo firmantes, escritores, intelectuales, docentes, investigadores y artistas del universo de la lengua castellana, queremos manifestar nuestro absoluto repudio al Memorándum de Entendimiento, un conjunto breve de artículos, con el cual la UBA se integra al convenio firmado entre el Instituto Cervantes, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Salamanca, que pretende otorgarle al Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE) valor universal y hegemónico. Consideramos que se trata de  una grave intromisión en la independencia lingüística de Latinoamérica, así como de un perjuicio a los intereses políticos y comerciales de la región.


A
Martín Abadía, Enrique O. Abeya-Gilardon, Gabriela Adamo, Lucas Adur, Silvia Aguilera (Chile), Claudia Aguirre, Osvaldo Aguirre, Laura Alcoba (Francia), Diego Alfaro Palma (Chile), Fernando Alfón, Javier Almeida, Mariano Altamirano, Matías Allende Contador (Chile), Adriana Amante, Susana Anaine, Jotaele Andrade, Maria Teresa Andruetto, Daniela Ansa, Angelika Antonio Rubin, María Amelia Arancet Ruda, Graciela Aráoz, Fernanda Aren, Teresa Arijón, Elvira Arnoux, Alessio F. Arredondo,  Adriana Astutti, Alejandra Atadía, Jorge Aulicino, Márgara N. Averbach,
B
Claudia Bacci, Cecilia Bajour, Miguel Balaguer, Alejandro Balazote,  Florencia Baranger-Bedel, Pablo Bardauil, Julina Barembuem (Francia), Ian Barnett, Carolina Bartalini, Alcira Bas, Carlos Battilana, Matías Battiston, Gustavo Beade, Eric Beaumatin (Francia), Roberto Bein, Natalia Belenguer, Sonia Bello, Bárbara Belloc, Asher Benatar, Laura Benítez, Julia Benseñor, Daniela Bentancur, Diego Bentivegna, Gladys Berisso, Angel Berlanga, Emilio Bernini, Eduardo Berti, Concepción Bertone, Pablo Betesh, María de los Ángeles Bianchi, Ana Lia Biderman, Sonia Bierbrauer, Mónica Billoni, César Bisso, Andrea Bohrn, Elisa Boland, Karina Bonifatti, Piedad Bonnet (Colombia), Juan Bonilla (España), María Angélica Bonilla, Manuel Borrás (España), Claudia Borzi, Pablo Braun, Matías Bruera
C
Marcelo José Cabarcas Ortega (Colombia), Gabriela Cabezón Cámara, Rubén Faustino Cabrera, Susana Cabuchi, Javier Calvo, Silvia Camerotto, Silvana Campanini, Magdalena Cámpora, Marco Antonio Campos (México), Sibila Camps, Martín Caparrós, Anália Capdevila, Pablo Caramelo, Marina Cardelli, Sandra Carli, Penélope Cartelet, Fabián Casas, Fernanda Castelano Rodrigues (Brasil), Alejandro Castro, Nora Catelli, Maite Celada (Brasil), Rocío Cerón (México), Valeria Cervero, Sergio Chejfec, Matías Chiappe (Japón), Ricardo Chiesa, Micaela Chirif (Perú), Luis Chitarroni, Federico Ciamberlini, Oliverio Coelho, Marcelo Cohen, Sara Cohen, Andrea Cofán, Javier Cófreces, Vanina Colagiovanni, Nicolás Coletto, María del Carmen Colombo, Gabriela Comte, Oscar Conde, Carlos Roberto Conde Romero (México) Estela Consigli, Jorge Consiglio, Sandra Contreras, Lucila Cordone, Luciana Cordo Russo, Juan David Correa (Colombia), Sylvia Costa, Flor Cresta, Américo Cristófalo, Claudio Crivelli, Marcela Croce, Adriana Cristina Crolla, Esther Cross, Anna Crowe (Escocia),
D
Julián D'Alessandro, Paola D’Angelo, Guillermo David, Juan José Delaney, Silvia Delfino, Pablo De Santis, Juan de Sola (España), Valentín Díaz, Mariana Di Cío (Francia), Ariel Dilon, María Teresa D'Meza (Cuba), Mariana Dimópulos, María di Stefano, Ignacio Di Tulio, Ángela Lucía Di Tullio, Leonora Djament, Jordi Doce (España), Nora Domínguez Rubio, Leandro Donoso, Elsa Drucaroff,
E
Víctor Ego Ducrot, Andrés Ehrenhaus, Laszlo Elderyi (Uruguay), Neide Elias (Brasil),Verónica Engler, Carolina Esses, Juan José Estévez,
F
Geneviève Fabry (Bélgica), Sylvia Falchuk, Ángel Faretta, Adriana Fernández, Nancy Fernández, Zulema Fernández, Álvaro Fernández Bravo, Inés Fernández Moreno, Martina Fernández Polcuch, Gustavo Fernández Walker, Alex Ferrara, Horacio Fiebelkorn, Tamara Figueroa, Judith Filc (Estados Unidos), Diego Fischerman, Graciela Foglia (Brasil), Laura Fólica, Jorge Fondebrider, Diego Forte, Ana Franco (México), Daniel Freidemberg, Silvina Friera, Leonardo Funes, Alejandra Furfaro,
G
Pablo Gaiano, Carlos Gamerro, Lélia Gándara, Flavia García (Canadá), Inés García Botana, Antonia García Castro, Gabriela García Cedro, Emilio García Wehbi, Marietta Gargatagli, Inés Garland, Florencia Garramuño, Miguel Gaya, Jorge Geffner,  Francisco Gelman Constantin, Alicia Genovese, Analía Gerbaudo, Mabel Giammatteo, Pablo Gianera, Daniel Gigena, Sol Gil, Abel Gilbert, Paula Giménez Zapiola, Gabriel Giorgi, Mónica Girón, Marisa Godoy, Graciela Goldchluk, Víctor Goldstein, Alejandro González, Betina González, Horacio González, Jonio González, Rafael Goñi, Inés Grimland, Ezequiel Grimson, Lucía Grodsinsky, Roberto Guareschi, Leila Guerriero, Richard Gwyn (Gales),
H
Fabián Haim, Claudia Hartfiel, Liliana Hayat, Liliana Heer, Itziar Hernández (España), Patricia Hernández, Frida Herz, Alejandro Horowicz, Luis Francisco Houlin Dintrans,
I
Carla Imbrogno, Pablo Imen, Pablo Ingberg, José Insúa, Fabián Osvaldo Iriarte, Pola Iriarte (Chile), Jorge Isaías,
J
David Jacobson, Natalia Jakubecki, Alexandra Jamieson Barreiro, Darío Jaramillo Agudelo (Colombia), Noé Jitrik, Silvia Jurovietzky, Mario Jursich (Colombia),  
K
Tamara Kamenszain, Laura Kaplan, Alejandra Patricia Karamanian, Alejandro Kaufman, Sergio Kiernan, Guillermo Korn, Laura Malena Kornfeld, Eduardo Kragelund, Christian Kupchik,
L
Juan Manuel Lacalle, Patricia Lálage del Vall, María Lanese, Alicia Laplace, Alejandra Laurencich, Daniela Lauria, Denise León, Mara Faye Lethem (Estados Unidos),  Mauro Libertella, Daniel Link, Jorge Locane (Alemania), María Rosa Lojo, María Pía López, Eugenio López Arriazu, Carlos López Beltrán (México), Pura López Colomé (México), Ana María Lorandi, Diego Lorenzo, Carolina Lozada (Venezuela), Gabriel Lozano, Marcela Lucero,
M
Ariel Magnus, Silvia Maldonado, Héctor Manni, Elena Marengo, Lucas Margarit, María Moreno, Daniel Martínez, Uriel Martínez Venegas (México), Claudia Masín, Carlos Masotta, Mirtha Paula Mazzocchi, Víctor Manuel Mendiola (México), Ricardo Mendoza Rademacher (Chile), Andrea Menegotto, Tununa Mercado, Mercedes Merino, Silvana Meta, Eduardo Milán (Uruguay), Ignacio Miret, Javier Mocarquer (Estados Unidos), Cristian Molina, Rodrigo Molina-Zavalía, Sylvia Molloy, Fabián Mónaco, Rafael Mondragón (México), Mario Montalbetti (Perú), Graciela Montaldo, René Montero Montano (México), Miguel Ángel Montezanti, Fabio Morábito (México), Juan Carlos Moreno Cabrera (España), Graciela Morgade, Julieta Mortati, José Luis Moure, Debi Mundani, Hugo Murno,
N
Adelaide Navarret, Juana Nicolaou, Gustavo Nielsen, Michel Nieva, Valentina Noblia, Alejandro de Nuñez,
O
Julieta Obedman, Alejandra Obermeier, Elena Luján Odriozola, Ana Ojeda, Leonardo Oksman, Sebastián Olaso, Alejandro Olazabal, Lucrecia Orensanz (México), Diana M. Ortega, María Gabriela Ortiz, Pablo Ortiz (Estados Unidos), Alexandra Ortiz Wallner (Alemania), Elsa Osorio, Araceli Otamendi, Sonia Otamendi, Rafael Felipe Oteriño,
P
Cecilia Palmeiro, Lucas Panaia, Tamara Padrón Abreu, Aldo Parfeniuk, Sandra Pasquini, Hilda Paz, Ingrid Pelicori, Diego Peller, Marina Inés Pepe, Claudia Pérez, Cecilia Pérez de Micou, Paula Pérez Alonso, Graciela Perosio, Lucas Petersen, Miguel Ángel Petrecca, Maria Pibernus, Gabriela Clara Pignataro, Claudia Piñeiro, Nancy Viviana Piñeiro, Silvina Poch, Judith Podlubne, José Maria Poirier, Antonio José Ponte (Cuba/España), Ángela Pradelli, Ana Pruis, Agnieszka Julia Ptak,  Mercedes Pujalte, María Lucía Puppo,
R
Alejandro Raiter, María Laura Ramos, Olga Regueira, María Cristina Renard, Jorge Revsin, Alicia Silvia Rey, Esteban Javier Rico, Cynthia Rimsky (Chile), Armando Roa Vial (Chile), Victoria Rodríguez Lacrouts, Waldo Rojas (Chile), Mariana Romo Carmona (Estados Unidos), Gonzalo Roncedo, Hernán Ronsino, Mirta Rosenberg, Silvia Rotemberg, Fernando Rouaux, Cora Rozwadower-Grätzer (Francia), Mario Rucavado Rojas, Natalia Ruhl, Facundo Ruiz, Pablo Martín Ruiz (Estados Unidos), Ricardo Ruiz,
S
Guillermo Saavedra, Julia Sabena, Lori Saint-Martin (Canadá), Ina Salazar (Perú/Francia), Alejandro Schmidt, Scott Sadowsky (Chile), Elisa Salzmann, Daniel Samoilovich, Beatriz Sarlo, Vivian Scheinsohn, María Jimena Schere, Gabriela Schon, Federico Schuster, Francisco Segovia (México), Gabriel Seisdedos, Gabriel Senanes, Silvia Senz Bueno (España), Jessica Sequeria (Estados Unidos), Matías Serra Bradford, Marina Serrano, Pedro Serrano (México), Nora Sforza, Lorna Shaugnessy (Irlanda), Ana María Shua, Luciana Sierra, Alberto Silva Castro, Gastón Sironi, Paulo Slachevsky (Chile), Perla Sneh, Ricardo Soca, Ada Solari, Margarita Solli, Marcial Souto, Mikel Soto Nolasco (País Vasco), Rafael Spregelburd, Eduardo Stupía, Julieta Sueldo Boedo (Brasil), Jorgelina Sureda, Maristella Svampa, Mariano Sverdloff, Santiago Sylvester, Alberto Szpunberg,
T
Sergio Tanoni, Carles Tàvec, Federico E. Testoni, Diana Theocharidis, María Emilia Tijoux, Mario Tomé, Sandra Toro, Jorge Torres Zavaleta, Diego Trelles Paz (Perú),
U
Lidia Unger, Pablo Usabiaga, Teresa Usandivaras, Alejandra Uslenghi (Estados Unidos), Leandro Uteda,
V
Luisa Valenzuela, Gustavo Valle (Venezuela), María Esther Vázquez, Graciana Vázquez Villanueva, Diana Vega, Ana Vellegal, Luciana Velloso, Santiago Venturini, Carmen Verlichak, Pedro Ignacio Vicuña (Chile), Gabriela Villalba, Claudio Villarreal, Silvia Villegas, Juan Villoro (México), Elena Vinelli, Marcela Visconti, Miguel Vitagliano, Martín Vitton,
W
Miguel Wald, David Wapner, Gerardo Wehinger, Guadalupe Wernicke, Laura Wittner, Marcela Woods,
Y
Débora Yánover
Z
Horacio Zabaljáuregui, Enrique Zattara Hernández, Amelia Zerrillo, Pablo Zdrojewski, Verónica Zondek (Chile), Julia Zullo, Patricio Zunini.


Universidades e instituciones educativas a las que pertenecen los firmantes

Universidad Católica Argentina (Argentina)
Universidad de Belgrano (Argentina)
Universidad de Buenos Aires (Argentina)
Universidad de San Andrés (Argentina)
Universidad del Salvador (Argentina)
Universidad Nacional Arturo Jauretche (Argentina)
Universidad Nacional de La Plata
Universidad Nacional de Lanús
Universidad Nacional de Mar del Plata
Universidad Nacional de Rosario (Argentina)
Universidad Nacional de San Luis (Argentina)
Universidad Nacional de Tres de Febrero (Argentina)
ENSLV "Sofía E. Broquen de Spangenberg" (Argentina)
IES en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández" (Argentina)
Instituto Superior de Formación Docente 3 (San Martín de los Andes, Argentina)
Instituto Superior de Profesorado n.° 8 "Alte. Guillermo Brown" (Santa Fe, Argentina).
Universidad Federal de São Paulo (Brasil)
Universidad Católica de Chile (Chile)
Universidad de Chile (Chile)
Universidad Jorge Tadeo Lozano, sede Caribe. Cartagena (Colombia)
UNAM (México)
Universidad de la República (Uruguay)
New York University (Estados Unidos)
Providence College (Estados Unidos)
UC Davis (Estados Unidos)
Tufts University (Estados Unidos)
Ministère de l'Immigration, de la Diversité et de l'Inclusion de Québec (Canadá)
Université du Québec á Montreal (Canadá)
Humboldt-Universität zu Berlin (Alemania)
Universidad Libre de Berlín (Alemania)
Universidad Autónoma de Madrid (España)
Universitat Pompeu Fabra (Barcelona / España)
Université de Caen-Normandie (Francia)
Université de Lille 3 (Francia)
Université Sorbonne Nouvelle Paris III (Francia)
Université Catholique de Louvain (Bélgica)
Tokyo University (Japón)

Adhesiones Institucionales

Centro PEN Argentina
Fundación Victoria Ocampo<; text-align: justify; text-justify: inter-ideograph;"> Programa de Estudios Latinoamericanos Contemporáneos y Comparados
Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española (http://untref.edu.ar/diccionario/)
Archivos del Sur








viernes, 24 de junio de 2016

A siete meses de asumido el nuevo gobierno, sus tiempos administrativos atentan contra su credibilidad internacional

Daniel Gigena publicó ayer en el diario La Nación, de Buenos Aires, la nota que se reproduce a continuación, donde se da cuenta de la situación de incertidumbre por la que pasa una de las mejores iniciativas llevadas adelante por el Estado argentino para difundir la cultura del país. Según se comenta aquí, “por la transición, se suspendieron los pagos y no se abrió la convocatoria de 2016”.

Compás de espera para el Programa Sur de traducciones

 Creado en 2009 con el objetivo de promover la difusión de obras de literatura y pensamiento argentinos en el exterior, el Programa Sur, de apoyo a la traducción y fortalecimiento de la edición en lengua extranjera (Prosur), se encuentra en un compás de espera. ¿El motivo? "Está en una transición administrativa", aducen en las oficinas de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, desde este año a cargo de Mauricio Wainrot. Y aunque no haya un plazo final para este proceso de ajuste, aclaran que la voluntad es continuar con esta política.

Como el presupuesto 2015 asignado a Prosur no se terminó de ejecutar el año pasado y se halla ahora en revisión, no sólo quedaron deudas impagas con editores extranjeros que habían contratado a traductores para que hicieran su trabajo, sino que tampoco se pudo abrir la convocatoria para 2016. En sus inicios, el Comité para la Participación de la Argentina como País Invitado de Honor en la Feria del Libro de Fráncfort 2010 (Cofra) lanzó este programa para promover los títulos de autores nacionales y facilitar su edición en lenguas extranjeras. Y dio buenos resultados: 800 obras de autores clásicos y contemporáneos de la Argentina fueron traducidas a 38 idiomas gracias a ese subsidio. El monto total anual estimado de Prosur es de 500.000 dólares y la subvención a la traducción recibía un monto máximo por obra de 3200.

Las embajadas argentinas en distintos países no pudieron aún saldar sus deudas con editores y traductores extranjeros porque, como todos los presupuestos de áreas públicas desde el cambio de gobierno nacional, hace seis meses, éste está "en revisión". Pero además de compromisos impagos, este lento ritmo de revisión genera incertidumbre cuanto más se aproxima octubre, mes de la feria internacional más importante para la comercialización de libros: la de Fráncfort .

Con el foco en Fráncfort
En la página web del programa (programa-sur.mrecic.gov.ar) se detallan las obras traducidas entre 2010 y 2014. Entre ellas figuran Los siete locosSobre héroes y tumbasOperación MasacrePlata quemadaLa sueñeraWakolda e incluso libros firmados por Jorge Bergoglio antes de convertirse en papa. Los cinco autores argentinos más traducidos son Julio Cortázar, Ricardo Piglia, Jorge Luis Borges, Claudia Piñeiro y Roberto Arlt.

Más allá de su contundencia numérica, los resultados condensan varios logros simultáneos. El licenciado Diego Lorenzo, responsable del Programa Sur, detalla algunos: "El acrecentamiento del patrimonio literario del país; el aporte y la defensa de la variedad idiomática en el universo de los intercambios literarios frente al predominio de España, y la importante ampliación del mercado para nuestros autores y editores". Cuando los editores extranjeros expresan su interés en contratar un libro de escritor nacional, pueden gestionar la subvención. "Que no siempre es aceptada luego de su evaluación", indica.

La Argentina no es el único país con una política de Estado que apoya las traducciones. "Brasil fue el primer país de América latina en instalar un programa así, y lo hizo eligiendo la Biblioteca Nacional de Río de Janeiro -dice Jorge Fondebrider, poeta y traductor, integrante del Club de Traductores Literarios de Buenos Aires-. Nuestro país fue el segundo. Después del ejemplo argentino, México empezó también, al instalar el sistema en Conaculta (algo así como el Fondo Nacional de las Artes de ellos) y Chile y Uruguay están empezando." Si bien la comisión de asesores del Prosur no incluía a ningún traductor, los resultados del trabajo estaban a la vista y tanto editores asociados a la Cámara Argentina del Libro (CAL) como escritores se manifiestan conformes. Igualmente, un cambio de forma en el reglamento contemplaría a partir de ahora la renovación anual de los siete integrantes del comité -manteniendo fijos a dos de ellos, el director de Asuntos Culturales y el director de la Biblioteca Nacional- y tendría en cuenta la presencia de un traductor.

Martín Mengucci, encargado de ferias internacionales de la CAL, señala la importancia del programa para la comercialización de títulos de autores argentinos en ferias del libro internacionales. "Prosur ha movilizado mucho la venta de derechos de libros nacionales porque disminuye un costo central en la producción de libros", dice, en referencia al valor que representa una traducción. El dinero subvencionado va directamente a los bolsillos del traductor extranjero. "La CAL está interesada en la continuidad del programa, sobre todo en vistas a la nueva edición de la Feria del Libro de Fráncfort, donde se pueden vender derechos a varias editoriales extranjeras de renombre", agrega Mengucci. Quizá para entones las revisiones presupuestarias hayan terminado y se puedan girar los fondos adeudados a las embajadas argentinas en el mundo. Y, en especial, se pueda lanzar la convocatoria 2016 para que los libros de autores nacionales circulen en más países y en más idiomas.


jueves, 23 de junio de 2016

"El traductor escribe y el escritor traduce"

Los lectores de este blog conocen a Andrés Ehrenhaus por sus muchas intervenciones vinculadas a su personalidad de traductor. Ahora bien, cuando nadie lo ve, entra en una casilla telefónica que tiene en la casa y se convierte en el escritor que, por ejemplo, publica Un obús cayendo despedaza, libro que presentó durante la última Feria del Libro de Buenos Aires y que motivó la siguiente entrevista con Silvina Friera, publicada el 21 de junio pasado en el diario Página 12.
“Yo trabajo con detritus”

La lengua se mueve como una contorsionista de pavorosa elasticidad que puede parlotear en lunfardo y alvesre –“gratarola”, “colifa”, “yotebis” y “troesma”–, doblar las extremidades con una gracia excepcional hacia el español peninsular, el catalán castellanizado o la traducción de expresiones en inglés o francés. Del barro de esa experiencia verbal pantagruélica germinan neologismos como “metensicóticas”, “simbargueño” y “pluscumpuntual” o el disparate elevado a la enésima potencia de refranes que tropiezan con la piedra de la paronimia: “Prefiero la calma que intercede a la tormenta”. Los 19 relatos de Un obús cayendo despedaza (Malpaso), de Andrés Ehrenhaus, impactan por una inventiva lingüística extrema que provoca ataques de risa. Los escenarios van de Buenos Aires –la ciudad del primer cuento del libro– a un cementerio judío de Bucarest –donde está la tumba de Adolf Hitler, un sombrerero que murió en 1892–, de Barcelona a un aeropuerto de España. “El lenguaje destruye el paisaje; a la vez que nombra lo pone en cuestión –advierte el escritor y traductor argentino a Página/12–. Yo trabajo con materiales ya usados, con los detritus de la lengua”.

Aunque Ehrenhaus (Buenos Aires, 1955) estudió medicina, dejó la carrera y se exilió en Barcelona, donde vive desde 1976. Antes de convertirse en un traductor especializado en William Shakespeare, el autor de Subir arriba (1993), Monogatari (1997), La seriedad (2001) y Tratar a Fang Lo (2006) empezó a traducir textos de medicina y psicología. “El vesre tiene una cosa muy sonora, me interesa a nivel impresionista. Toda palabra se puede llevar al vesre y eso te da una libertad enorme porque podés elegir el momento para introducir una disrupción sonora. Me interesa mucho que lo que uno está leyendo suene”, cuenta el escritor y traductor.

–¿Cómo fue la composición de los cuentos de Un obús cayendo despedaza?
–La metodología de la mayoría de estos cuentos es muy sencilla: parto de una anécdota “A” real y voy hacia una anécdota “B” también real, pero que suelen estar desconectadas entre sí. Agarro cachos de realidad o de ficciones ajenas y los uno de una manera que como planteo puede ser a priori violento, pero la gracia está en deformar la realidad o al revés: hacer más real lo que podía ser inverosímil. Siempre hay algo de espejo deformante; las cosas son como las vemos, como las contamos, de ahí el énfasis en la narración en sí. No se trata sólo de usar los detritus del lenguaje, sino también los detritus de realidad, es decir cachos desechables de realidad con los que armo un mosaico.

–¿Por qué decidió ambientar unos de los cuentos durante el velorio de Néstor Kirchner?
–Yo estaba en Buenos Aires cuando murió Néstor; con mi hermana habíamos viajado a Montevideo y nos enteramos de la muerte volviendo para acá. Después fuimos a ese velorio que fue extrañísimo porque era un déjà vu del velorio de Perón. El tipo que arenga en el cuento soy yo. Mi hermana estuvo haciendo la cola durante horas, me estaba esperando, y yo me incorporé justo cuando estaba en una esquina de plaza de Mayo. Entonces una cola que venía de otro lugar trató de sumarse y yo me puse a defender la cola auténtica, cuando había llegado hacía cinco minutos. Al final no pudimos entrar porque fue un quilombo, las colas daban vueltas en sí mismas. En ese cuento me pongo en el papel del tilingo, del que no es K y ni siquiera filoperonista, que va por curiosidad y acaba defendiendo la autenticidad de algo que no es.

–Ese papel del tilingo es un poco antipático, ¿no?
–Sí, pero yo los vi, estaban ahí por curiosidad, no los movía ninguna emoción y terminaban defendiendo una autenticidad que habían asumido hacía menos de dos minutos. Como narrador intento despojarme de todos mis yo posibles para asumir otros. Hay que ver si el narrador funciona en esas pieles o desde esas miradas. Hasta este libro, todo lo que había escrito era más del tipo construcción de una realidad paralela. Pero Un obús cayendo despedaza se distingue porque es material tomado de la realidad y llevado a una mínima distorsión que me sirve para que las historias funcionen.

–En su biografía aparece un dato interesante: que estudia trompeta. ¿Qué importancia tiene la música en su vida?
–Vengo de familia de músicos, mi viejo era músico, mi hermana es música. A mí me impusieron estudiar un instrumento cuando era chico: el chelo. Pero después lo dejé. Cuando llegué a Barcelona, me puse a estudiar contrabajo, pero tocaba mal. Para tocar mal un instrumento tan grande, prefiero tocar mal un instrumento chico. Un día me compré de casualidad una trompeta barata y no sabía cómo hacerla sonar hasta que un vecino me dio dos o tres clases. Desde entonces estudio por mi cuenta y hago sonar mal la trompeta. Soy autodidacta y estudio la trompeta como quien puede hacer crucigramas .

–¿Qué diferencias percibe entre escribir y traducir?
–No hay tantas diferencias… Te diría que escribir y traducir es casi lo mismo: el traductor escribe y el escritor traduce. El escritor traduce porque está traduciendo lo que se mezcla en su cabeza y eso hay que traducirlo a un lenguaje inteligible. El traductor escribe porque si no escribe no sale nada de ahí. Desde muy chico me dedicaba a los juegos de palabra, mi cabeza estuvo metida en esa sintonía desde el principio. En cierto modo el juego de palabras es la quintaesencia de la traducción: es lo que parece intraducible, pero no lo es, y a la vez lo que pone en cuestión la lengua. En mi familia hay un quilombo de lenguas infernal. Mi viejo era alemán, pero en casa hablaban inglés porque mi vieja, que había nacido en Milán (Italia), fue educada en Inglaterra. Los padres de mi vieja eran sirios y hablaban árabe y francés. Mi abuela materna mezclaba todas las lenguas cuando hablaba: había francés, inglés, árabe… Yo crecí escuchando esa mezcla de lenguas. Siempre traduje porque estaba traduciendo permanentemente lo que escuchaba en mi casa. Pero yo hablaba porteño a rajatabla; no me sacaban una palabra en una lengua que no fuese el castellano de mi cuadra.

–¿Por qué se exilió en Barcelona?
–Empecé a militar en el guevarismo en la escuela secundaria y después pasé al peronismo de base. En el momento del golpe no estaba militando, pero había desaparecido tanta gente muy cerca, familiares de la que entonces era mi novia, que me pareció mejor salir del país… Yo caí en Barcelona porque tenía dos amigos ahí. Creo que falta una profunda reflexión sobre el exilio. El exiliado argentino en España o en México mantuvo una identidad argentina muy fuerte. Hubo una gran hospitalidad que coincidió con la alegría que se empezó a vivir en España después de la muerte de Franco. Fue balsámico llegar a Barcelona en el 76 porque no podía más de la tristeza que arrastraba por la gente muerta acá. Muy pocos se exiliaron con la familia. La mayoría éramos pibes de entre 20 y 30 años que teníamos los padres en la Argentina. Eso hizo que las amistades fueran muy sólidas. Yo me veo con toda la gente que vivió en Barcelona y volvió –con Marcelo Cohen o Américo Cristófalo– como si hubiéramos dejado de charlar ayer, porque retomamos no sólo un diálogo sino una experiencia compartida.

miércoles, 22 de junio de 2016

Una conversación con Marcial Souto

Ayer tuvo lugar la tercera reunión del Club de Traductores Literarios en el Instituto Goethe. El invitado fue Marcial Souto, quien conversó con Jorge Fondebrider a propósito de su carrera de traductor, refiriéndose a sí mismo a las revistas que dirigió y a las relaciones que entabló con algunos de los más célebres escritores de ciencia ficción del siglo XX.

Entre otras cosas, se habló también de la labor del editor Paco Porrúa, de sus múltiples seudónimos como traductor, de la colección Minotauro, de la amistad entre Souto y J.G. Ballard y Ray Bradbury. En síntesis, una velada muy cálida, debidamente acompañada por muchas preguntas del público.

Próximamente, el encuentro podrá ser visto en un enlace ad hoc.

Marcial Souto nació en La Coruña, España, en 1947. Escritor, traductor, editor, vivió en Montevideo, Buenos Aires y Barcelona. Publicó los libros de cuentos Para bajar a un pozo de estrellas (1983) y Trampas para pesadillas (1988). Dirigió las revistas El Péndulo y Minotauro, y varias colecciones de libros. Tradujo, entre otros autores, a J.G. Ballard, Ray Bradbury, William Burroughs, George Orwell, Charles Bukowski, Jack London y Edward Gorey. 

martes, 21 de junio de 2016

Otras versiones de Dylan Thomas

La Gaceta de Tucumán del 30 de marzo pasado publicó sin firma una breve noticia sobre Buenos Aires poetry, una singular revista monográfica que ya va por su tercer número. En la ocasión, uno dedicado a Dylan Thomas.

Poemas, ensayos y nuevas traducciones de Dylan Thomas

La publicación Buenos Aires poetry, revista y editorial de poesía y crítica literaria, presenta un nuevo número especial dedicado a Dylan Thomas (1914-1953), el gran poeta británico fallecido a los 39 años. La edición incluye poemas, ensayos y nuevas traducciones, entre otros materiales sobre el autor de “Veo a los muchachos del verano”, según consignó Télam.

Este número especial de la revista, que ya publicó especiales sobre Rimbaud y Ezra Pound, es parte del trabajo que llevan adelante el poeta, editor y traductor Juan Arabia, y la diseñadora Camila Evia. 

Sobre el artista cachorro

En el prólogo al especial sobre Thomas, “Rimbaud de Cwmdokin Drive” –como el autor se hacía llamar–, Arabia escribe: “No sólo la poesía de Dylan, sino su prosa (su infancia y adolescencia narrada en los hermosos cuentos de ‘Portrait of the artist as a young doc’ o Retrato del artista cachorro) adhiere a la experiencia misma, sin mediaciones o consideraciones previas, y recurre a símbolos (creativamente) eternos y universales”.

“Porque la dinámica experiencial en Dylan –continúa–, la individualidad que restituye en el escenario histórico con sus versos (su genia a mi juicio, era su libertaria juventud), es la de una constante pérdida, sólo posible de recuperar –con el paso del tiempo, y al igual que la opiómana juventud de Coleridge– a partir de la pérdida de todos los sentidos”.

Arabia sostiene: “Las luminosas baladas y alabanzas de Dylan, como él mismo llegó a escribir en su nota a la edición de noviembre de 1952, están escritas ‘por amor al hombre y en alabanza a Dios, y yo sería un condenado tonto si ello no fuera así’. Agregar palabras o restar importancia a esta humilde advertencia, sería algo parecido a dejar caer la lágrima del tiempo”.

Sitio digital

El sello, que incluye la colección de poesía “Pippa Passes”, cuenta con un sitio digital, https://buenosairespoetry.com/, donde los lectores y usuarios encontrarán la librería online y podrán comprar las publicaciones; el catálogo que incluye la colección, la revista y números especiales; así como los puntos de venta en todo el país y en el exterior. 

lunes, 20 de junio de 2016

Un título que sigue siendo problemático

Daniel Varacalli Costas tuvo la amabilidad de enviar al Club de Traductores Literarios de Buenos Aires las siguientes reflexiones sobre el problema que plantea el título de la famosa novela de J.D. Salinger. Lo hace invocando las entradas de Jorge Aulicino (29 de enero de 2010) y de Fernando Sorrentino (30 de enero de 2010), amblas oportunamente subidas en este blog.

¿Cazador o guardián?

Hace ya varios años se publicaron en este blog dos entradas referidas a las traducciones españolas del título de la novela The Catcher in the Rye, de J. D. Salinger, firmadas respectivamente por Jorge Aulicino y Fernando Sorrentino. Ambas coincidían en que el título El cazador oculto, en la versión pionera de 1961 debida al argentino Manuel Méndez de Andés, resulta superior a El guardián entre el centeno, adoptado por la española Carmen Criado en 1978 y aprobado por el propio Salinger.

Los ensayistas, sin embargo, coinciden por razones diferentes. Sorrentino, siguiendo un artículo previo de Rodolfo Rabanal, considera intraducible  el “catcher” del original, dado que el término es tan claro como popular en Estados Unidos cuando se refiere al “cátcher” del “béisbol”, una suerte de “arquero” que no puede ser vertido al español de ese modo ni como “agarrador” sin incurrir en espanto. De modo que “cazador”, en el sentido de “cazar” la pelota, sería curiosamente para Sorrentino más aceptable, aunque “guardián” sea una palabra más cercana a nuestro “arquero”. Para Aulicino, en cambio, el personaje de la novela, el adolescente Holden Caulfield, nunca está en posición de “guardián”, no vigila a nadie, y se queda con “cazador” por razones entre  nostálgicas –él leyó el libro en esa traducción, y sabemos del poder de las primeras impresiones- y poéticas.

Al presentar el debate, el administrador del blog desafió a argumentar a los defensores del otro título. No sé si alguien lo hizo, pero por de pronto yo me quedo en principio con el “guardián” y me gustaría explicar por qué.

La clave del asunto, como no se les escapa a los ensayistas, está en la propia novela. Sin embargo, pese a reproducir parcialmente el párrafo en el que Salinger da cuenta de su título, no parecen sacar de él la misma conclusión que yo. Como es sustancial, lo reproduzco íntegro en la traducción de Méndez de Andés. Habla el protagonista:

¿Sabes lo que me gustaría ser? –dije- ¿Quieres saber lo que me gustaría ser? Es decir, ¿si pudiera elegir?
¿Qué?
Sabes esa canción, “Si un cuerpo agarrase a otro atravesando el centeno”. Me gustaría…
¡Es “Si un cuerpo encontrase a otro atravesando el centeno! Me corrigió Phoebe- Se trata de un poema de Robert Burns.
Ya sé que es un poema de Robert Burns.
Phoebe tenía razón. Es “Si un cuerpo encontrase a otro atravesando el centeno” Pero en ese entonces yo no lo sabía.
Creí que era “Si un cuerpo agarrase a otro” -dije. Bueno, de todos modos me imagino a muchos niños pequeños jugando en un gran campo de centeno y todo. Miles de niños y nadie allí para cuidarlos, nadie grande, eso es, excepto yo. Y yo estoy al borde de un profundo precipicio. Mi misión es agarrar a todo niño que vaya a caer en el precipicio. Quiero decir, si algún niño echa a correr y no mira por dónde va, tengo que hacerme presente y agarrarlo. Eso es lo que haría todo el día: sería el encargado de agarrar a los niños en el centeno. Sé que es una locura; pero es lo único que verdaderamente me gustaría ser. Reconozco que es una locura.

Cuando Aulicino dice que Holden Caulfield no cuida ni vigila a nadie, se refiere a cómo el protagonista se comporta en la novela, pero no a lo que el personaje dice querer ser. Más allá de ser un chico escapista y alocado, Caulfield está hablando de su vocación en una particular coyuntura vital: la adolescencia. Aunque suena delirante –y Caulfield lo admite al final- a él sólo le gustaría dedicarse a estar oculto entre el centeno y agarrar a los chicos que juegan para que no caigan en un precipicio. En definitiva: cuidarlos. Es claro que la palabra “cazador” nunca alude a alguien que cuida, sino a quien se apropia para sí de un animal, al que en general termina comiendo. Es imposible seguir a Aulicino cuando dice: “Lo que hace el personaje es soñar que, en un gran campo de centeno, él se empeña desesperadamente en atrapar a los niños para que no caigan en el precipicio cercano. En este sentido, está lejos aún de ser un guardián.” Pero si no es un guardián, mucho menos entonces es un cazador.

Más adelante aclara: “El cazador atrapa su presa, se cobra una pieza, la derriba y siempre, en último caso, la toma.” Completamente de acuerdo: Holden Caulfield sueña en cambio con ser un guardián, un cuidador, un custodio, pero jamás un cazador.

Ahora bien, el texto de Salinger da una segunda clave acerca del título. Está tomada de un poema del escocés Robert Burns, que Caulfield recuerda mal. Si volvemos al texto, veremos que él dice “agarrar” un cuerpo donde el original dice “encontrar” (esto es, cambia “meet” por “catch”), ante lo cual es corregido inmediatamente por su interlocutora.

Para disipar la cuestión, tengo ante mí una hermosa edición de 1884 de la obra poética completa de Robert Burns, en cuya página 481 luce el poema en cuestión, en letra diminuta:

Comin thro' the rye, poor body,
Comin thro' the rye,
She draigl't a' her petticoatie,
Comin thro' the rye!

O, Jenny's a' weet, poor body,
Jenny's seldom dry:
She draigl't a' her petticoatie,
Comin thro' the rye!

Gin a body meet a body
Comin thro' the rye,
Gin a body kiss a body,
Need a body cry?

Gin a body meet a body
Comin thro' the glen
Gin a body kiss a body,
Need the warl' ken?

Se trata de la letra de una canción popular escocesa, una de las tantísimas a cuya música Burns asignó una letra propia, alterando la original. En este caso, de una canción infantil, Burns hizo en 1782 una balada que, como veremos, ya no tiene nada para niños.

Ensayo una traducción sencilla del poema:

“Yendo a través del centeno, pobrecita / yendo a través del centeno / se manchó sus enaguas / yendo a través del centeno. / O, Jenny está mojada, pobrecita / casi nunca está seca / se manchó sus enaguas / yendo a través del centeno. / Si un cuerpo encuentra a otro / yendo a través del centeno / si un cuerpo besa a otro cuerpo / ¿es necesario gritar? / Si un cuerpo encuentra a otro cuerpo / yendo a través de la cañada / si un cuerpo besa a otro cuerpo / ¿tiene que saberlo todo el mundo?”

El procedimiento de Burns explica el título y la novela toda. El poeta escocés transformó una canción aparentemente ingenua en una canción erótica. Holden Caulfield es un adolescente que, como todo adolescente, se resiste a abandonar la niñez. Aunque no hay marcha atrás, él sólo tiene una vocación: evitar que los niños que juegan en un campo de centeno caigan en un precipicio. Él quiere ser el guardián que los salve sin ser visto, “agarrándolos” del brazo. Nada de cazador: él es un cuidador, oculto si se quiere, pero un guardián al fin que se ve reflejado en esos niños imaginarios que no se resisten a abandonar la añorada latencia. Lo prueba la escena final de la novela que sucede en la calesita: para mí, el momento más emotivo de esta vibrante pintura de Salinger sobre el dolor que genera la irreversibilidad del crecimiento.

Por supuesto que no es casual que Caulfield confunda la cita del poema: él cambia “encontrar” por “agarrar” en relación a los “cuerpos”. Para un argentino quedaría  muy claro si la traducción dijera “coger”. En el “salvar” al niño Caulfield imagina a su cuerpo interactuando con otro. El adolecente no puede escapar a su sino: al querer salvar a otro sólo puede penetrar al otro. El cuerpo del niño que debe ser salvado se transforma así en un cuerpo deseado y deseante. Sólo llegados a este punto el “guardián” se convierte en “cazador”: el cuerpo cuidado(r) es un cuerpo cazado(r) que ya no puede escapar a su propia sexualidad.

Resta todavía una cuestión y es la referente al “centeno”. Quizás tampoco se justifique en este caso ser excesivamente literal. La palabra “Rye” en el poema de Burns podría terminar siendo un apelativo antes que un sustantivo común. La “cañada”” o mejor, “desfiladero” (glen) al que alude el poema de Burns en su última estrofa es un lugar real de Escocia: por allí se desliza un arroyo llamado “Rye” que confluye con el río Garnock en la localidad de Drakemyre. Una leyenda del siglo XVIII ubicaba allí las correrías de la “húmeda” Jenny –natural de Dalry- y no faltó quien le cambiara algunas palabras a la balada (a la que se agregaron un par de estrofas), entre ellas “fuck” en lugar de “kiss”. Así de groseros eran en el siglo XVIII.

Acaso hayamos ido demasiado lejos, pero el camino está señalado claramente en el párrafo citado de Salinger, y no hay que hacer demasiado esfuerzo para recorrerlo en estos tiempos de Internet.

Creo haber sido claro en mi opción por “El guardián en[tre] el centeno”, en tanto Caulfield aspira a ser un cuidador de niños para que su propia niñez no desaparezca en el abismo del tiempo que se escurre. Intención inútil, que no podrá contra su propia sexualidad que hará que el “guardián” devenga, fatalmente, en “cazador”.

Mantengo esta vacilación para honrar el trabajo del ignoto Manuel Méndez de Andés, cuya identidad fue develada por Fernando Sorrentino en otro trabajo: se trata del sobrino nieto del homónimo cuyo nombre lleva una calle de Buenos Aires. Mientras tanto, me indigna que en un ensayo español se consigne a la traducción de Carmen Criado como la primera en nuestra lengua, al mismo tiempo que me divierte saber que en 1965 la editorial Ariel publicó una traducción al catalán de la novela de Salinger bajo el título de L´ingenu seductor, firmada por Xavier Berenguel. Esto sí, claro, es haber ido demasiado lejos.


sábado, 18 de junio de 2016

Por octava semana consecutiva, sigue el repudio al pacto espurio entre la U.B.A. y el consorcio liderado por el Instituo Cervantes y Telefónica

El éxito de la convocatoria para repudiar el convenio que le otorga valor universal al Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española, propuesto por el Instituto Cervantes y un consorcio de universidades de España y Latinoamérica, demuestra que la movilización de la comunidad intelectual de la lengua castellana está lejos de haberse agotado. Por octava semana consecutiva actualizamos la lista de firmantes ya que,  diariamente siguen llegando adhesiones de todo el espectro de la lengua. Por lo tanto, seguirá abierta la recolección de firmas de todos aquéllos interesados en dejar sentado en este blog su repudio ante un pacto realizado de espaldas a la sociedad.

Como ya se ha explicado, no sólo han firmado la nota que se reproduce a continuación escritores, traductores, correctores, editores, intelectuales en general (historiadores, sociólogos, antropólogos, arqueólogos y periodistas, además de directores teatrales y actores), sino también un gran número de profesores de Literatura Española e Hispanoamericana, lingüistas, filólogos y lexicógrafos, que desempeñan sus tareas en  universidades argentinas y extranjeras. Acaso ellos están mejor capacitados para entender el problema que los contadores, veterinarios y dentistas que votaron positivamente el acuerdo en una sesión del Consejo Superior de la UBA…  quince días posterior al anuncio oficial del Instituto Cervantes en el Congreso de la Lengua de Puerto Rico.

Durante los próximos dos días la solicitada y la lista volverán a estarán disponibles en esta entrada para quien desee consultaras y, eventualmente, sumarse. Para hacerlo sólo tiene que enviar un mail a clubdetraductoresliterarios@gmail.com


Solicitada

Los abajo firmantes, escritores, intelectuales, docentes, investigadores y artistas del universo de la lengua castellana, queremos manifestar nuestro absoluto repudio al Memorándum de Entendimiento, un conjunto breve de artículos, con el cual la UBA se integra al convenio firmado entre el Instituto Cervantes, la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Salamanca, que pretende otorgarle al Servicio Internacional de Evaluación de la Lengua Española (SIELE) valor universal y hegemónico. Consideramos que se trata de  una grave intromisión en la independencia lingüística de Latinoamérica, así como de un perjuicio a los intereses políticos y comerciales de la región.


A
Martín Abadía, Enrique O. Abeya-Gilardon, Gabriela Adamo, Lucas Adur, Silvia Aguilera (Chile), Claudia Aguirre, Osvaldo Aguirre, Laura Alcoba (Francia), Diego Alfaro Palma (Chile), Fernando Alfón, Javier Almeida, Mariano Altamirano, Matías Allende Contador (Chile), Adriana Amante, Susana Anaine, Jotaele Andrade, Maria Teresa Andruetto, Daniela Ansa, Angelika Antonio Rubin, María Amelia Arancet Ruda, Graciela Aráoz, Fernanda Aren, Teresa Arijón, Elvira Arnoux, Alessio F. Arredondo,  Adriana Astutti, Alejandra Atadía, Jorge Aulicino, Márgara N. Averbach,
B
Claudia Bacci, Cecilia Bajour, Miguel Balaguer, Alejandro Balazote,  Florencia Baranger-Bedel, Pablo Bardauil, Julina Barembuem (Francia), Ian Barnett, Carolina Bartalini, Alcira Bas, Carlos Battilana, Matías Battiston, Gustavo Beade, Eric Beaumatin (Francia), Roberto Bein, Natalia Belenguer, Sonia Bello, Bárbara Belloc, Asher Benatar, Laura Benítez, Julia Benseñor, Daniela Bentancur, Diego Bentivegna, Gladys Berisso, Angel Berlanga, Emilio Bernini, Eduardo Berti, Concepción Bertone, Pablo Betesh, María de los Ángeles Bianchi, Ana Lia Biderman, Sonia Bierbrauer, Mónica Billoni, César Bisso, Andrea Bohrn, Elisa Boland, Karina Bonifatti, Piedad Bonnet (Colombia), Juan Bonilla (España), María Angélica Bonilla, Manuel Borrás (España), Claudia Borzi, Pablo Braun, Matías Bruera
C
Marcelo José Cabarcas Ortega (Colombia), Gabriela Cabezón Cámara, Rubén Faustino Cabrera, Susana Cabuchi, Javier Calvo, Silvia Camerotto, Silvana Campanini, Magdalena Cámpora, Marco Antonio Campos (México), Sibila Camps, Martín Caparrós, Anália Capdevila, Pablo Caramelo, Marina Cardelli, Sandra Carli, Penélope Cartelet, Fabián Casas, Fernanda Castelano Rodrigues (Brasil), Alejandro Castro, Nora Catelli, Maite Celada (Brasil), Rocío Cerón (México), Valeria Cervero, Sergio Chejfec, Matías Chiappe (Japón), Ricardo Chiesa, Micaela Chirif (Perú), Luis Chitarroni, Federico Ciamberlini, Oliverio Coelho, Marcelo Cohen, Sara Cohen, Andrea Cofán, Javier Cófreces, Vanina Colagiovanni, Nicolás Coletto, María del Carmen Colombo, Gabriela Comte, Oscar Conde, Carlos Roberto Conde Romero (México) Estela Consigli, Jorge Consiglio, Sandra Contreras, Lucila Cordone, Luciana Cordo Russo, Juan David Correa (Colombia), Sylvia Costa, Flor Cresta, Américo Cristófalo, Claudio Crivelli, Marcela Croce, Adriana Cristina Crolla, Esther Cross, Anna Crowe (Escocia),
D
Julián D'Alessandro, Paola D’Angelo, Guillermo David, Juan José Delaney, Silvia Delfino, Pablo De Santis, Juan de Sola (España), Valentín Díaz, Mariana Di Cío (Francia), Ariel Dilon, María Teresa D'Meza (Cuba), Mariana Dimópulos, María di Stefano, Ignacio Di Tulio, Ángela Lucía Di Tullio, Leonora Djament, Jordi Doce (España), Nora Domínguez Rubio, Leandro Donoso, Elsa Drucaroff,
E
Víctor Ego Ducrot, Andrés Ehrenhaus, Laszlo Elderyi (Uruguay), Neide Elias (Brasil),Verónica Engler, Carolina Esses, Juan José Estévez,
F
Geneviève Fabry (Bélgica), Sylvia Falchuk, Ángel Faretta, Adriana Fernández, Nancy Fernández, Zulema Fernández, Álvaro Fernández Bravo, Inés Fernández Moreno, Martina Fernández Polcuch, Gustavo Fernández Walker, Alex Ferrara, Horacio Fiebelkorn, Tamara Figueroa, Judith Filc (Estados Unidos), Diego Fischerman, Graciela Foglia (Brasil), Laura Fólica, Jorge Fondebrider, Diego Forte, Ana Franco (México), Daniel Freidemberg, Silvina Friera, Leonardo Funes, Alejandra Furfaro,
G
Pablo Gaiano, Carlos Gamerro, Lélia Gándara, Inés García Botana, Antonia García Castro, Gabriela García Cedro, Emilio García Wehbi, Marietta Gargatagli, Inés Garland, Florencia Garramuño, Miguel Gaya, Jorge Geffner,  Francisco Gelman Constantin, Alicia Genovese, Analía Gerbaudo, Mabel Giammatteo, Pablo Gianera, Daniel Gigena, Sol Gil, Abel Gilbert, Paula Giménez Zapiola, Gabriel Giorgi, Mónica Girón, Marisa Godoy, Graciela Goldchluk, Víctor Goldstein, Alejandro González, Betina González, Horacio González, Jonio González, Rafael Goñi, Inés Grimland, Ezequiel Grimson, Lucía Grodsinsky, Roberto Guareschi, Leila Guerriero, Richard Gwyn (Gales),
H
Fabián Haim, Claudia Hartfiel, Liliana Hayat, Liliana Heer, Itziar Hernández (España), Patricia Hernández, Frida Herz, Alejandro Horowicz, Luis Francisco Houlin Dintrans,
I
Carla Imbrogno, Pablo Imen, Pablo Ingberg, José Insúa, Fabián Osvaldo Iriarte, Pola Iriarte (Chile), Jorge Isaías,
J
David Jacobson, Natalia Jakubecki, Alexandra Jamieson Barreiro, Darío Jaramillo Agudelo (Colombia), Noé Jitrik, Silvia Jurovietzky, Mario Jursich (Colombia),  
K
Tamara Kamenszain, Laura Kaplan, Alejandra Patricia Karamanian, Alejandro Kaufman, Sergio Kiernan, Guillermo Korn, Laura Malena Kornfeld, Eduardo Kragelund, Christian Kupchik,
L
Juan Manuel Lacalle, Patricia Lálage del Vall, María Lanese, Alicia Laplace, Alejandra Laurencich, Daniela Lauria, Denise León, Mara Faye Lethem (Estados Unidos),  Mauro Libertella, Daniel Link, Jorge Locane (Alemania), María Rosa Lojo, María Pía López, Eugenio López Arriazu, Carlos López Beltrán (México), Pura López Colomé (México), Ana María Lorandi, Diego Lorenzo, Carolina Lozada (Venezuela), Gabriel Lozano, Marcela Lucero,
M
Ariel Magnus, Silvia Maldonado, Héctor Manni, Elena Marengo, Lucas Margarit, María Moreno, Daniel Martínez, Uriel Martínez Venegas (México), Claudia Masín, Carlos Masotta, Mirtha Paula Mazzocchi, Víctor Manuel Mendiola (México), Ricardo Mendoza Rademacher (Chile), Andrea Menegotto, Tununa Mercado, Mercedes Merino, Silvana Meta, Eduardo Milán (Uruguay), Ignacio Miret, Javier Mocarquer (Estados Unidos), Cristian Molina, Rodrigo Molina-Zavalía, Sylvia Molloy, Fabián Mónaco, Rafael Mondragón (México), Mario Montalbetti (Perú), Graciela Montaldo, René Montero Montano (México), Miguel Ángel Montezanti, Fabio Morábito (México), Juan Carlos Moreno Cabrera (España), Graciela Morgade, Julieta Mortati, José Luis Moure, Debi Mundani, Hugo Murno,
N
Adelaide Navarret, Juana Nicolaou, Michel Nieva, Valentina Noblia, Alejandro de Nuñez,
O
Julieta Obedman, Alejandra Obermeier, Elena Luján Odriozola, Ana Ojeda, Leonardo Oksman, Sebastián Olaso, Alejandro Olazabal, Lucrecia Orensanz (México), Diana M. Ortega, María Gabriela Ortiz, Pablo Ortiz (Estados Unidos), Alexandra Ortiz Wallner (Alemania), Elsa Osorio, Araceli Otamendi, Sonia Otamendi, Rafael Felipe Oteriño,
P
Cecilia Palmeiro, Lucas Panaia, Tamara Padrón Abreu, Aldo Parfeniuk, Sandra Pasquini, Hilda Paz, Ingrid Pelicori, Diego Peller, Marina Inés Pepe, Claudia Pérez, Cecilia Pérez de Micou, Paula Pérez Alonso, Graciela Perosio, Lucas Petersen, Miguel Ángel Petrecca, Maria Pibernus, Gabriela Clara Pignataro, Claudia Piñeiro, Nancy Viviana Piñeiro, Silvina Poch, Judith Podlubne, José Maria Poirier, Antonio José Ponte (Cuba/España), Ángela Pradelli, Ana Pruis, Agnieszka Julia Ptak,  Mercedes Pujalte, María Lucía Puppo,
R
Alejandro Raiter, María Laura Ramos, Olga Regueira, María Cristina Renard, Jorge Revsin, Alicia Silvia Rey, Esteban Javier Rico, Cynthia Rimsky (Chile), Armando Roa Vial (Chile), Victoria Rodríguez Lacrouts, Waldo Rojas (Chile), Mariana Romo Carmona (Estados Unidos), Gonzalo Roncedo, Hernán Ronsino, Mirta Rosenberg, Silvia Rotemberg, Fernando Rouaux, Cora Rozwadower-Grätzer (Francia), Mario Rucavado Rojas, Natalia Ruhl, Facundo Ruiz, Pablo Martín Ruiz (Estados Unidos), Ricardo Ruiz,
S
Guillermo Saavedra, Julia Sabena, Ina Salazar (Perú/Francia), Alejandro Schmidt, Scott Sadowsky (Chile), Elisa Salzmann, Daniel Samoilovich, Beatriz Sarlo, Vivian Scheinsohn, María Jimena Schere, Gabriela Schon, Federico Schuster, Francisco Segovia (México), Gabriel Seisdedos, Gabriel Senanes, Silvia Senz Bueno (España), Jessica Sequeria (Estados Unidos), Matías Serra Bradford, Marina Serrano, Pedro Serrano (México), Nora Sforza, Lorna Shaugnessy (Irlanda), Ana María Shua, Luciana Sierra, Alberto Silva Castro, Gastón Sironi, Paulo Slachevsky (Chile), Perla Sneh, Ricardo Soca, Ada Solari, Margarita Solli, Marcial Souto, Mikel Soto Nolasco (País Vasco), Rafael Spregelburd, Eduardo Stupía, Julieta Sueldo Boedo (Brasil), Jorgelina Sureda, Maristella Svampa, Mariano Sverdloff, Santiago Sylvester, Alberto Szpunberg,
T
Sergio Tanoni, Carles Tàvec, Federico E. Testoni, Diana Theocharidis, María Emilia Tijoux, Mario Tomé, Sandra Toro, Jorge Torres Zavaleta, Diego Trelles Paz (Perú),
U
Lidia Unger, Pablo Usabiaga, Teresa Usandivaras, Alejandra Uslenghi (Estados Unidos), Leandro Uteda,
V
Luisa Valenzuela, Gustavo Valle (Venezuela), María Esther Vázquez, Graciana Vázquez Villanueva, Diana Vega, Ana Vellegal, Luciana Velloso, Santiago Venturini, Carmen Verlichak, Pedro Ignacio Vicuña (Chile), Gabriela Villalba, Claudio Villarreal, Silvia Villegas, Juan Villoro (México), Elena Vinelli, Marcela Visconti, Miguel Vitagliano, Martín Vitton,
W
Miguel Wald, David Wapner, Gerardo Wehinger, Guadalupe Wernicke, Laura Wittner, Marcela Woods,
Y
Débora Yánover
Z
Horacio Zabaljáuregui, Enrique Zattara Hernández, Amelia Zerrillo, Pablo Zdrojewski, Verónica Zondek (Chile), Julia Zullo, Patricio Zunini.


Universidades e instituciones educativas a las que pertenecen los firmantes

Universidad Católica Argentina (Argentina)
Universidad de Belgrano (Argentina)
Universidad de Buenos Aires (Argentina)
Universidad de San Andrés (Argentina)
Universidad del Salvador (Argentina)
Universidad Nacional Arturo Jauretche (Argentina)
Universidad Nacional de La Plata
Universidad Nacional de Lanús
Universidad Nacional de Mar del Plata
Universidad Nacional de Rosario (Argentina)
Universidad Nacional de San Luis (Argentina)
Universidad Nacional de Tres de Febrero (Argentina)
ENSLV "Sofía E. Broquen de Spangenberg" (Argentina)
IES en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández" (Argentina)
Instituto Superior de Formación Docente 3 (San Martín de los Andes, Argentina)
Instituto Superior de Profesorado n.° 8 "Alte. Guillermo Brown" (Santa Fe, Argentina).
Universidad Federal de São Paulo (Brasil)
Universidad Católica de Chile (Chile)
Universidad de Chile (Chile)
Universidad Jorge Tadeo Lozano, sede Caribe. Cartagena (Colombia)
UNAM (México)
Universidad de la República (Uruguay)
New York University (Estados Unidos)
Providence College (Estados Unidos)
UC Davis (Estados Unidos)
Tufts University (Estados Unidos) 
Humboldt-Universität zu Berlin (Alemania)
Universidad Libre de Berlín (Alemania)
Universidad Autónoma de Madrid (España)
Universitat Pompeu Fabra (Barcelona / España)
Université de Caen-Normandie (Francia)
Université de Lille 3 (Francia)
Université Sorbonne Nouvelle Paris III (Francia)
Université Catholique de Louvain (Bélgica)
Tokyo University (Japón)

Adhesiones Institucionales

Centro PEN Argentina
Fundación Victoria Ocampo
Programa de Estudios Latinoamericanos Contemporáneos y Comparados
Diccionario Latinoamericano de la Lengua Española (http://untref.edu.ar/diccionario/)
Archivos del Sur