jueves, 2 de abril de 2020

Una encuesta para traductores de poesía (IX)


Gerardo Lewin
Traductor de un inmenso corpus de poesía en lengua hebrea. Administra el blog de traducción de poesía hebrea http://decantasion.blogspot.com/


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Empecé a traducir poesía del idioma hebreo porque sentí (en mi total ignorancia) que había una carencia, un vacío que si bien no podía llenar, por lo menos podía señalar: la ausencia traducciones de buena poesía hebrea (casi valdría decir: israelí - aunque no esto no sea cien por cien así). Después pude descubrir que (obviamente) hubo antecesores y maestros mucho más que dignos, de los cuales Eliahu Toker es el nombre que inmediatamente aparece en mi cabeza. El afán de traducir poesía hebrea viene también del amor a ambos idiomas, de los que la poesía es la expresión más alta: no sé si en pleno siglo XXI puede hablarse del “genio de una lengua”, pero es eso lo que intento transmitir. Traducir desde un idioma con características sintácticas, gramaticales y fónicas tan distintas y con un peso específico de una tradición tan arraigada supone el desafío adicional de no quedar “pegado” al original. ¿Qué modos distintos, nuevos y potentes puedo descubrir para no repetir aquello de “En el principio creó Dios los cielos y la tierra”? No es una pregunta vana: ya en la fórmula plural “los cielos” (o “las aguas”) se da una subordinación demasiado obediente a la fuente “sacra” (shamayim, mayim) que para mí revela y resulta una tensión fascinante: cómo “atacar” un canon, un texto sagrado (y el hebreo tiende a sacralizarse a sí mismo) para volcarlo en un idioma moderno, comprensible pero que al mismo tiempo resuene con esos ecos arcaicos.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Llego a la traducción de modo totalmente casual, no tengo entrenamiento universitario ni estudios relevantes de ningún tipo. Al ser un “bloguero” semi-salvaje, dispongo de total libertad para elegir al autor (el poema) que quiero traducir. En los últimos tiempos llegué a un acuerdo de intereses con una editorial española, con la cual espero poder editar una serie dedicada a poetas israelíes contemporáneos. Por lo menos en mi caso, la iniciativa ha sido –con muy breves y ocasionales excepciones– totalmente mía.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Se desprende del punto anterior que –excepto muy pocos casos– no recibo paga alguna por traducir poesía: lo hago porque quiero hacerlo y (permitime el lugar común) eso es pago suficiente. Distinto es el caso para encargos de traducciones literarias de otros géneros, para las cuales se aplica algún criterio fantasmal que alude al “mercado”, “lo que habitualmente pagamos” y la fuerza de negociación que uno pueda oponer. Supongo que al haberme especializado en un idioma poco común, el salario es proporcionalmente mayor.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Trato de generar mis propios proyectos, lo cual si bien no resulta en una mejora de remuneración sí aumenta el grado de satisfacción.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Sí, conozco y trato de apalancarme en estas políticas. En el caso de Israel, existe el Instituto para la Traducción de Literatura Hebrea (ITHL). Lamentablemente, las políticas culturales últimas de los gobiernos han significado una baja en la calidad y cantidad de proyectos. De cualquier modo, por lo menos en el caso del ITHL, el objetivo principal es la cuentística y novelística. No he logrado hacer hasta ahora llevar adelante proyectos que involucren poesía.


Dmitri Manin

1)¿Por qué razón traduce poesía?
Porque me gusta escribir poesía, pero no tengo nada que decir por mi cuenta. Porque cuando me gusta un poema, tengo ganas de compartirlo con los lectores en mi otro idioma. Porque traducir poesía es algo que puedo hacer, por alguna razón, mejor que la mayoría.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Traduzco lo que me gusta, pero también traduzco cuando alguien necesita una traducción. Hace poco un editor se me acercó por primera vez con una propuesta de libro (inglés-ruso). Hasta ahora, la mayoría de mis publicaciones en libro se hicieron para colecciones y antologías, donde el compilador / editor ordenó que se tradujeran trabajos específicos.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
En las raras ocasiones en que me pagaron, fueron las tarifas estándar de la industria.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
No. Me alegro cuando lo que hago se publica. El dinero es secundario.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
No, nunca he oído hablar de eso.

Andrea Montoya
Traductora de Margaret Atwood, John Ashbery y Sylvia Plath, entre otros poetas. 

1)¿Por qué razón traduce poesía?
Traduzco poesía porque considero que quizás sea la forma más íntima de acercarse a un texto. 

2)  ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Llegué a la traducción por iniciativa propia, como una práctica hermenéutica para acceder al sentido del texto original. Hasta el momento he recibido encargos de parte de editoriales pero también he propuesto traducciones por iniciativa propia juntamente con otros traductores con los que traduzco también.

3)  ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
No tengo muy claro qué criterio consideran aunque sí me parece que influye mucho el reconocimiento del autor en cuestión, es decir, su potencial comercial.  

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Sí, en la medida en que se puedan negociar...

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Sí, conozco algunas. Todavía no he recibido ninguna, pero sí las he tramitado para poder beneficiarme de ellas.

miércoles, 1 de abril de 2020

Una encuesta para traductores de poesía (VIII)

Octavo día de la encuesta para traductores de poesía.


Roberto Mascaró
Traductor de Tomas Tranströmer, Jan Erik Vold y Ulf Eriksson, entre muchos otros poetas escandinavos.


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Mi curiosidad por el texto escrito en otra lengua es fruto del deseo de acercarme más al texto original. En la traducción (que primero fue un ejercicio) descubrí que es posible dar vida a un texto escrito por otro, es decir “recrearlo”. Como no creo en el mito de la originalidad del escritor, me zambullí con alegría en ese proyecto. El resultado fue sentir que los textos que traduzco son en parte míos, y como enseña la tradición anglosajona, empecé a considerar la traducción como otro género literario. De manera que mi cosa es ser poeta pero también traductor de poesía. Son dos géneros que cultivo paralelamente. Practicando la traducción, surgen pronto preguntas en torno del género, sus dificultades y sus ventajas. Pronto, uno se enfrenta a una verdad indiscutible: sin traducción no sería posible la civilización. Basta con pensar en los textos fundamentales de Occidente y Oriente (la Biblia, el Corán, Las mil y una noches, etc. y toda la filosofía, desde los griegos y romanos hasta los autores contemporáneos), que no se hubiesen difundido de no haber existido la traducción y los traductores. Es un gigantesco cambio en la estructura cultural mundial. Toda poesía surge en principio enmarcada en una tradición cultural, pero la poesía moderna y contemporánea recibe el aporte de una enorme parte de la poesía universal. La globalización permite acceder a cada vez mayor cantidad de textos en sus versiones diversas, aunque las cuestiones y debates que implica esta actividad ha hecho posible una disciplina académica poco conocida: la traductología.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Al principio, la traducción fue un ejercicio, ya que no tenía editor ni conocía el mundo de este género. Luego aparecieron los editores, y así fue como empecé a dar a conocer las obras de Tranströmer y de Jan Erik Vold, en Uruguay. Luego fundé una editorial propia, encuentros imaginarios, en la que fui publicando autores suecos, noruegos, suecofinlandeses y daneses. Luego fueron apareciendo los editores de España, Venezuela, Chile, Uruguay...y en eso estoy ahora, publicando en la editorial Silabario de Guatemala. Sigo siendo yo el que elige los autores, ya que el editor no puede hacerlo por no conocer las obra originales. De manera que sin quererlo he tenido que estar haciendo el papel de crítico e investigador, escribiendo prólogos y comentarios. De las 90 traducciones que he publicado, yo diría que en el 90% de los casos, el autor lo he elegido yo.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Los editores tienen criterios diversos en cuanto a la remuneración. Muchos intentan no pagar nada, ya que el traductor no es el autor y por lo tanto “no merece” pago. Otros, los más serios, entienden que es un trabajo (casi siempre más fatigoso que escribir el texto propio) y tratan de hacer justicia. Por suerte existen las agencias estatales de los países nórdicos que remuneran al traductor para difundir sus literaturas. Pero hay editores piratas que dirigen sellos “respetables” y se dedican a estafar a los traductores. Insólito pero verdadero.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Creo que los que podrían hacer algo para mejorar las condiciones del traductor son las asociaciones de traductores o de autores. En Suecia, país en el que resido, la asociación de escritores ha trabajado muchas décadas para que los derechos del traductor sean respetados.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Conozco los subsidios que existen en los países nórdicos, que es mi campo de trabajo casi exclusivo.


Carlos López Beltrán
Traductor de Matthew Sweeney y de la gran antología de poesía británica La generación del cordero (en colaboración con Pedro Serrano).


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Por placer personal. Por hacer lecturas más ceñidas, hondas y emocionadas de los poemas que me gustan en otra lengua. Por ejercitar mi propias capacidad expresiva en español, y explorar el espacio de posibilidades que un poema abre sin que el ego esté ahí enmedio obstruyendo la claridad. Por compartir mis entusiasmos con lectores en mi lengua. 

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Casi siempre yo propongo. Mucha poesía no la traduzco para publicar sino como ejercicio. Alguna vez acepto propuestas, pero no suelo tener mucho tiempo. Quizá ahora que me jubile de la universidad acepte más.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Tienen tabuladores vagos. Ejercen su juicio idiosincráticamente. No les gusta pagar mucho por la poesía pues no se vende. Algunos editores creen que los traductores deberíamos hacerlo gratis, por la gloria póstuma.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Ahora no mucho. Darles lata a los editores cuando los tengo a tiro. Reconocer siempre a los traductores de los poemas que uso o leo.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
México desde hace unos años subsidia la traducción. Alguna vez recibí subsidio mexicano (FONCA) para traducir británicos. También recibí subsidio británico. Generosos ambos. Sobre proyecto determinado. Creo que hoy en día hay muchos más traductores y traducciones buenas que subsidios, lo cual es una pena. 

Silvana Franzetti
Traductora de Hilde Domin, Reiner Kunze, Monika Rinck y Volker Braun, entre otros poetas alemanes contemporáneos


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Son tres las razones que me llevaron a traducir poesía y se fueron sumando a través del tiempo: la traducción como necesidad de lectura de poesía en lengua alemana; la traducción como profundización en la propia práctica de escritura poética y la traducción como uno de los compromisos de difusión de poesía en el campo poético.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
La iniciativa de las traducciones que se publican corre por mi cuenta, nunca recibí un encargo de traducción de poesía por parte de una editorial. En cambio, recibo pedidos puntuales de traducción de poemas sueltos para festivales internacionales o encuentros binacionales de poesía, por ejemplo.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Hasta el momento, la única vez que publiqué un libro de poesía traducido mediante una editorial —la mayor parte de mis traducciones se publican en revistas, festivales y blogs— fue mediante un subsidio a la traducción.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Por lo expuesto en el punto anterior, no tuve ocasión de actuar en relación con los honorarios que proponen las editoriales.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Estoy atenta a la información que publica el Instituto Goethe de Buenos Aires acerca de subsidios a la traducción de poesía en lengua alemana en Argentina y recibo con cierta regularidad información sobre becas para realizar residencias de traducción.

martes, 31 de marzo de 2020

Una encuesta para traductores de poesía (VII)

Séptimo día de la encuesta para traductores de poesía


Verónica Zondek
Traductora de Derek Walcott, Emily Dickinson, Ann Carson, Anne Sexton y Gottfried Benn, entre otros.

1)¿Por qué razón traduce poesía?
Traduzco poesía por distintas razones todas ellas emparentadas. Es decir, porque un libro o modo de escribir me entusiasma, me agarra y me dan ganas de ver si lo puedo trasladar al castellano para compartir con otros esa nueva pasión por una voz determinada; porque traducir lo que encontré me abre a un mundo o a un modo de decirlo que a su vez me estimula y me amplía o profundiza mi forma de entender; porque todo eso hace que me zambulla y transite en una especie de trance personal que me desconecta del cotidiano y me introduce en un espacio que me abstrae y conecta a la vez.  Esa sensación me encanta.  Muchas veces también trabajo con un poema o poemario que me parece está mal traducido y eso mismo hace que intente encontrar la voz, música y sentido que logre transmitir mejor su carga. Y, por último, tengo que confesar que también traduzco por puro enamoramiento con las palabras.  Pasar unas horas buscando un vocablo determinado o un conjunto de ellas, es algo que me enamora.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Llego por casualidad o por búsqueda intencionada a un autor determinado o acepto encargos de alguna editorial.  Esto último, sólo en el caso de que esos textos me atraigan del mismo modo que si los hubiese elegido yo.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Variados.  O se relacionan con alguno de los fondos que entregan los dineros y por lo mismo determinan el monto o, de verdad te buscan para traducir algo y te pagan en ejemplares o muy moderadamente. Esto en Chile es muy escaso ya que no se valora ni el tiempo ni el compromiso que se requiere para hacer una buena traducción literaria. Creo que nunca he recibido lo que yo considero un pago justo por este trabajo.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Doy mis pequeñas batallas, pero, he llegado a la conclusión de que no hay que confiar mucho en el éxito de las mismas.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Conozco algunos subsidios y, en ocasiones, los he recibido.


Eiléan Ní Chuilleanáin

Traductora de Nuala Ní Dhomhnaill, Michele Ranchetti e Ileana Malancioulu, entre otros.

1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Como poeta, envidio y dependo de otros poetas. Los traduzco para entenderlos

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
En muchos casos, proviene de mi propia lectura, y así selecciono poemas que parecen traducibles, para los cuales más tarde buscó una revista donde publicarlos. En el caso de un festival que hay en Italia y al que asisto todos los años, se me pide que traduzca a un poeta, pero tengo cierta influencia para elegir cuál. En Irlanda, me invitaron dos veces a traducir un libro seleccionado de la obra de un poeta de un idioma en particular, pero se me permitió elegir al poeta y elegir qué poemas irían en el libro.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
El pago depende de si existe o no un subsidio de un organismo público. Si no, no hay pago. Me pagaron bien cuando traduje del italiano al irlandés, ya que hay un subsidio para los libros en irlandés.

4)  ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Muy poco, aparte de garantizar que las traducciones que publico en la revista que edito se paguen correctamente.

5)  ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Literature Ireland me pagó una tarifa subsidiada cuando publiqué libros traducidos. 


Manuel Ollé
Traductor de poesía china.


1)¿Por qué razón traduce poesía?
Por un lado está el placer y la diversión y el aprendizaje que representa el poder practicar una modalidad de traducción literaria que siendo traducción sigue siendo inevitablemente escritura poética. En algunos casos lo económico no jugaba papel alguno (revista literaria precaria en lengua minorizada como el catalán), en otros sí lo jugaba. También es una oportunidad de transmitir a la propia literatura formas, voces, acentos que la vuelven más habitable.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autoautor ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
En casi todos los casos viene de propuestas editoriales o de revistas o festivales de poesía. También varias de estas propuestas fueron propuestas abiertas: acabé decidiendo los autores y poemas finalmente traducidos. Mi función era múltiple: traductor-antólogo-prescriptor.

3)  ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
En los casos que involucraban a editoriales o instituciones (Festival de Poesía) un precio de conjunto, sin contar poemas o caracteres...

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Nada, la verdad.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Conozco alguna, las que ofrece para el catalán el gobierno catalán, sí. Y las de Taiwan y China, pero normalmente son para traducción al chino, y no me interesan.





lunes, 30 de marzo de 2020

Una encuesta para traductores de poesía (VI)

Sexto día de la encuesta para traductores de poesía.


Maria João Cantinho 
Traductora de Jean Portante, Lionel Ray y Bruno Doucey.



1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Porque me da placer.

2)  ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Yo le propongo al editor
.
3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
El precio de la traducción se considera por indicador. El criterio es ése.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Sí. Si recibo subsidios, mejoro el pago.

5)  ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Conozco y recibo.


Diego Bentivegna
Traductor de Ugo Foscolo, Pier Paolo Pasolini y una antología de poesía italiana contemporánea, entre otros títulos.


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Traduzco poesía porque, junto con el ensayo, son las formas que más me interesan, que leo con mayor intensidad, que más disfruto, y que además práctico como escritor, digamos así. Para mí, las traducciones de poesía son parte de un ejercicio de lectura, tal vez más razonado, más reflexivo y, sobre todo, más socializado que otros actos lectores. En el fondo, traduzco para compartir una lectura que para mí fue, por algún motivo, impactante, sugestiva, significativa. En estos momentos, concretamente, traduzco poetas actuales, porque creo contribuir con ello, mínimamente por cierto, a su difusión en castellano. 

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Depende. A veces recibo la oferta de la editorial (caso Pasolini), a veces ofrezco yo la traducción (caso Foscolo). Con todo, la enorme mayoría de las traducciones de poesía las hago por iniciativa propia y las difundo o bien a través de revistas (Hablar de poesía, Op. cit., la revista de la UNAM en México), o bien a través de mi blog personal (www.diegobenti.blogspot.com). Llego a esas lecturas explorando más que nada los lugares de la Web que más confianza me inspiran, Le parole e le cose, Nazione Indiana, Nuovi Argomenti, etc. 

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
No sabría bien qué decir. 

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
No mucho. La enorme, escandalosa mayoría de las traducciones de poesía que hago no son retibuidas, o sí lo son, pero con la amistad y la gratitud (perdón, pero no encuentro otras palabras).

5)  ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Claro, conozco algunas de ellas (el programa Victoria Ocampo, o el del Instituto Italiano de Cultura), pero no las recibo.


James Byrne
Traductor de Ashur Etwebi y de una gran antología de poesía birmana, entre otros textos.

1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Trabajar en la traducción como poeta, editor y traductor es una respuesta de activista para el mundo que me rodea. Tiendo a trabajar en proyectos que exponen las limitaciones de la literatura existente en traducción. En este preciso momento estoy ayudando como editor a armar un libro de poetas de mujeres latinoamericanas y espero coeditar un libro de nueva poesía de México. Recientemente coedité un libro de poesía rohingya, después de trabajar en el campo de refugiados más grande del mundo en Cox's Bazar. Los rohingya son una de las minorías étnicas más perseguidas del mundo, su literatura no se conoce, en parte porque se les ha negado sistemáticamente educación. Ayudé con algunas traducciones de ese libro, aunque muchos de los poetas escribieron directamente en inglés. Hace una década, trabajé en un libro de poesía de Myanmar, en un momento en que el país se estaba recuperando de décadas de censura estatal. Supongo que la traducción puede resultar una forma de sacar las palabras de un lugar del que el idioma “de llegada” podría saber poco. Esto sucede a menudo en Inglaterra, la “pequeña isla tacaña” como una vez la llamó Donald Davie. La traducción puede ser una forma de tratar de contrarrestar la ignorancia cultural. Puede verse como una alternativa a simplemente tomar o saquear de otra cultura, como suelen hacer los turistas. Sarah Maguire, la difunta directora del Poetry Translation Centre, dijo una vez que “la traducción es una alternativa a la guerra”, una voluntad de tratar de entender algo que no sabemos. Por supuesto, la guerra gana una y otra vez y muchos países occidentales están dedicados a esa clase de victorias. Pero para las personas pensantes que quieren comprender más sobre cultura, literatura y civilización humana, seguimos con las matemáticas imposibles, buscando encontrar nuevos textos para aprender cada vez más sobre este pequeño planeta cada vez más extraño.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
No soy un traductor “puro”. Tengo que trabajar con alguna otra persona. Por lo general, cuando tengo una idea para un libro, me acerco a un editor. Soy el editor internacional de Arc Publications y, aunque mi función se orienta a escritores de todo el mundo que escriban en inglés, inevitablemente, debido a que estoy conectado con comunidades de poesía fuera de Inglaterra, escucho hablar de muchos libros traducidos que podrían funcionar para Arc. Le hago sugerencias a Tony Ward, el editor gerente, y algunos libros se publican de esa manera. Un ejemplo de este proceso que llegó a mi escritorio esta mañana es la nueva colección de Jan Baeke, Bigger than the Facts. Soy parcial, pero, el resultado de tres años de intenso trabajo de traducción es genial. Con otros autores trabajo en poemas individuales y tiendo a hacerlo porque creo que los lectores en Inglaterra podrían así querer leerlos más. Poetas como Ashur Etwebi, de Libia, cuya casa fue incendiada por una milicia de su país. Está escribiendo sobre el exilio, el lugar, el desplazamiento, áreas que me interesan. Está escribiendo sobre personas que no pudieron llegar, como él, gente que murió en los barcos que intentaban llegar a Europa. Trabajamos bastante orgánicamente, cuando surge la oportunidad. Hace unos años, me invitó a Svalbard, cerca del Polo Norte, y tradujimos unos veinte poemas caminando por el paisaje glacial sin árboles, mientras hablábamos de la vez anterior en que nos vimos (que fue en Libia). Espero que el proceso con Ashur finalmente culmine en un libro. En este momento, como ya dije, estoy trabajando con otros poetas de México. Esto podría ser menos orgánico, más centrado en la práctica, y llevarnos a publicar una antología el año que viene.

3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
Generalmente no saco dinero del trabajo de traducción que hago. Cuando trabajé con los poetas de Myanmar, fue para ir a Myanmar y darles una tarifa en mano a los poetas, lo cual hicimos. No me importa el dinero. Sin embargo, creo que la mayoría de los editores aquí trabajan de acuerdo con la recomendación de la Society of Authors para las tarifas de traducción. Y creo que es importante que lo hagan porque la traducción es, como todos saben, una actividad con fondos insuficientes. Estoy sorprendido de que no haya más fondos para la traducción, pero, una vez más, ¿por qué querrían alentarlos los que están en el poder?

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Para ser honesto, probablemente debería hacer más. Me preocupa mucho ver que varias editoriales dominantes de Inglaterra son completamente financiadas, mientras que Arc, que publica principalmente traducciones y es editor de poesía en traducción desde 1968, tiene que volver presentarse a los subsidios. Tenemos algo aquí llamado financiamiento “central”. ¿Quién decide? ¿Qué es la “sustentabilidad” para las artes? Los editores de Arc son especialistas en creación y edición de libros, y pasan demasiado tiempo simplemente solicitando fondos para mantenerse a flote. Estos son problemas de lo que yo llamo “corporativismo literario” ¿Qué podemos hacer para mejorar las condiciones para el trabajo creativo y para la traducción, cuando estamos sujetos a la codicia económica y a la política, que también son las condiciones de la época en que trabajamos y vivimos? A menudo me pregunto sobre esto y trato de cuestionarme éticamente en todo lo que hago al trabajar con poetas a nivel internacional. ¿Qué tan cómplices somos en la lucha por mejorar las cosas?

5)  ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Las conozco sobre todo a través de mis contactos en México y en la Argentina. Pero esa información debería estar más ampliamente disponible. Sé que hay varios sectores culturales en diferentes países que pueden apoyar proyectos de traducción. En un momento en que los presupuestos para proyectos creativos y literarios se ponen cada vez más en tela de juicio (los conservadores en Inglaterra quieren avanzar hacia un modelo similar al de los EE. UU.), deberíamos actuar colectivamente en contra de esto, para reforzar el apoyo a la traducción internacional. La batalla continúa para salvar la alfabetización y aumentar la comprensión cultural y humana. La financiación de la traducción podría desempeñar un papel más importante en la preservación de lo que pensamos, del arte hacemos y de quiénes somos.


viernes, 27 de marzo de 2020

Una encuesta para traductores de poesía (V)

Quinto día de la encuesta para traductores de poesía.


Jessica Sequeira
Traductora de Winétt de Rokha, Hilda Mundy y Teresa Wilms Montt, entre otros.


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Bien, en primer lugar porque amo la poesía, que puede aparecer en poemas, prosa o incluso subtítulos de películas. Traducir poesía me hace sentir que estoy dentro de la intensidad del lenguaje de una manera profunda, en su matices y sutilezas, incluso más que con la lectura. Traduzco por placer literario, además de querer traer autores latinoamericanos raros y ambiciosos (en su estilo o concepto) a un público angloparlante. La traducción es una forma de lectura pública, a diferencia de las lecturas privadas que normalmente hacemos con un texto, y por eso una se esfuerza en pulir la propia interpretación de una frase y exponerla, un proceso de destilar la belleza que te hace vulnerable a la vez. También traduzco poesía como laboratorio para mi propia escritura. Leí una entrevista con algún escritor, no recuerdo quién, que dijo que siendo joven transcribió a mano páginas de cientos de novelas del pasado, de Kafka, Beckett, Flaubert, lo que sea, con el objetivo de mejorar su estilo, pasando los ritmos de las frases a su pluma (o teclado). La traducción funciona de una manera parecida en mí.

2) ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Depende del proyecto. Yo he trabajado en todas las circunstancias, creo, con editoriales que se me acercan, a pedido de un autor y motivada por mi propio deseo de adentrarme en un texto que me intriga y que me sigue dando vueltas en la cabeza, de modo tal que siento que oculta capas que puedo ir quitando con delicadeza, con las herramientas del lenguaje... Con las obras en verso es mucho menos probable que te busquen, y más probable que el proyecto surja por interés o amistad. Por lo menos eso es mi experiencia.

3)  ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?
De nuevo, depende. Cobro la tarifa que recomiendan los profesionales de la traducción. A veces la editorial te paga directamente (si es grande), a veces ocupa dinero de fondos, a veces solo hay regalías. No necesariamente depende del tamaño de la editorial, ya que algunos independientes son muy listos para conseguir fondos. Dicho eso, hay editoriales con proyectos que no encuadran en el lento y a veces caprichoso panorama de los fondos, y hay que hacerlos igual con los pocos recursos que hay.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
Lo único que puedo hacer es seguir trabajando para construir una base de confianza. Si alguien me pase un texto, voy a mantener al menos su belleza, y eso es más fácil de lograr después de una década que durante mis primeros pasos como traductora. Es más común que se me acerquen ahora con más proyectos. Aparte de eso, intento mantenerme al tanto de lo que dicen los traductores que participan del mismo mundo que yo. A veces el mundo de traducción puede ser muy desconcertante y surrealista, y es bueno saber que una no está sola. 

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Sí, he recibido algunos subsidios de traducción de Argentina y de algunos otros países, aunque soy muy poca sistemática para postular. Todo es un laberinto que va cambiando cada año, y postular a fondos lleva mucho tiempo y organización. El proceso de buscar subsidios frustra mis impulsos de trabajadora veloz, llevada por el interés del texto. Muchas veces también hago las cosas porque sí, sin pensar en todo el sistema, pero es cierto que la paciencia rinde sus frutos. Quizá porque tengo más experiencia o estoy madurando. Por cierto, ahora los proyectos más largos me atraen más. Tengo mil ideas y mucha suerte de haber podido llevar a cabo algunos, gracias a haberme encontrado con un texto de calidad, contar con apoyo editorial y ubicar los recursos que empujan el pájaro del proyecto fuera de su nido, para que pueda volar.


Pedro Serrano
Traductor de Matthew Sweeney y de la monumental antología de poesía británica contemporánea La generación del cordero

1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Porque es una manera de continuar escribiendo. Porque en los poemas en otras lenguas hay retos y hallazgos que aún no se han resuelto en español. Porque un poema en otra lengua que vale la pena, sea pequeño o extenso, merece estar también en español. Porque es una manera de compartir el pan y la sal.

2)  ¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?
Cuando traduzco un poema individual es porque ese poema conecta con una parte de mi propia necesidad expresiva. Casi no lo distingo de mi propia escritura. Cuando propongo a un autor es porque tengo ganas de sumergirme en esa escritura y hacerla aparecer en español. Entonces soy yo quien lo propone a una editorial. Cuando he traducido por encargo ha sido siempre porque me ha coincidido con lo que estoy traduciendo.

3)¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?

Muy poco criterio. La paga por traducir poesía, en mi caso, resulta siempre simbólica, aunque luego esos símbolos sirvan para pagar algunas necesidades.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?

Soy miembro de la AMETLI, la asociación mexicana de traductores literarios, que está intentando mejorar los tratos económicos entre las editoriales y los traductores.

5)¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?
Sí he recibido alguna vez apoyo del PROTRAD, el organismo que en México apoya la traducción lliteraria. También he sido beneficiado por ellos para algunos libros míos traducidos a otras lenguas.


Silvia Camerotto
Traductora de Ezra Pound, William Carlos Williams, Dylan Thomas y un enorme número de autores de lengua inglesa.


1) ¿Por qué razón traduce poesía?
Traduzco más que nada y sobre todo para difundir la poesía que creo amerita ser leída. También porque muchos textos, indispensables a mi entender, o no están disponibles o fueron traducidos en un lenguaje que ha perdido actualidad, o tienen una gran marca extranjera. Empecé a traducir porque lo que leía en castellano me hacía ruido.


2)¿Cómo llega a la traducción? ¿Propone usted mismo al autor? ¿Recibe encargos de parte de la editorial? ¿De quién es la iniciativa?

Porque me gusta el autor y me interesa su obra o lo que dice en algún poema en particular. No suelo recibir encargos, con alguna excepción. Traduzco lo que quiero y no para alguna editorial en particular. Tengo un extensísimo archivo de traducción. Publico en mi blog: de sibilas y pitias,  a veces en el de Aulicino, Otra Iglesia es Imposible. De mis experiencias, me ocurrió que alguna vez una editorial me pidiera la traducción de un libro que ya tenía traducido. Luego de casi un año, de intercambio de mails con averiguaciones sobre derechos, dicha editorial –que solía responder “luego leeré tu mail atentamente”, me escribió diciéndome que estaban excedidos y que por el momento “no sabían qué hacer con el libro”. No fue un encargo, pero retuvieron el libro durante largo tiempo para nada.


3) ¿Qué criterio emplean las editoriales para considerar la paga que usted recibe?

De esas pocas excepciones de las que hablo en la pregunta anterior, me han pagado un simbólico. Las editoriales. Los particulares pagan el precio que exijo, sin problemas.

4) ¿Hace usted algo para mejorar esas condiciones?
No.

5) ¿Conoce las políticas de subsidios a la traducción que tienen muchos países del mundo? ¿Los recibe?

Conozco uno o dos: Looren, por ejemplo de la que recibo información. En la página del Club de Traductores hay un listado al que se puede acceder.