martes, 19 de junio de 2018

Los amigos del SPET en junio se ponen gauchescos


En el próximo encuentro, que tendrá lugar el jueves 28 de junio a las 18:30 en el Salón de Conferencias del IES en Lenguas Vivas “Juan R. Fernández” (Carlos Pellegrini 1515), nuestra invitada Sara J. Iriarte disertará sobre “El laboratorio del tesista: los estudios de traducción aplicados al caso Martín Fierro.

Sara J. Iriarte es traductora y magíster en Estudios del Lenguaje por la PUC-Río. Adscripta en la cátedra de Literatura Argentina I de la UNR, forma parte del Instituto de Estudios Críticos en Humanidades (IECH, UNR-Conicet). Investiga la representación del gaucho como bandido y las proyecciones de las traducciones de Martín Fierro al francés, inglés, italiano y portugués.

Lectura sugerida:
Lefevere, André: "El sistema: el mecenazgo" y "El sistema: la poética". En Traducción, reescritura y la manipulación del canon literario. Traducción de Ma Carmen África Vidal y Román Álvarez. Salamanca: Ediciones Colegio de España, 1997 [1992]. Título original: Translation, Rewriting, and the Manipulation of Literary Fame. Pp. 25-57.

Quienes confirmen su asistencia recibirán por correo electrónico el material de lectura sugerida para este encuentro (en castellano).

Aquéllos que tengan previsto solicitar un certificado de asistencia, por favor no se olviden de firmar después de la reunión en la lista disponible en Cooperadora.

lunes, 18 de junio de 2018

"En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, enseguida detectas que es muy arcaico"

En la entrada del viernes 15 de junio pasado, se hablaba del filólogo e investigador español Javier López Facal y se citaba La presunta autoridad de los diccionarios, uno de sus libros más conocidos, justamente para refutar las invocaciones incultas o malintencionadas a la autoridad del DRAE. Tal vez, considerando todo eso, valga la pena volver a leer la entrevista que Alicia Rivera le hizo para el diario madrileño El País, en su edición del 4 de marzo de 2011.

"La Real Academia sigue haciendo un diccionario
arcaico, como del siglo XVIII"
   
En los libros, a menudo, las más gratas sorpresas llegan cuando uno no espera demasiado. ¿Un libro sobre diccionarios? ¿Son interesantes los diccionarios en sí mismos? Pese a las dudas, tres datos inclinan la balanza hacia la curiosidad ante La presunta autoridad de los diccionarios editado recientemente por el CSIC. Uno es el mismo título, con ese apunte de provocación condensada en la "presunta autoridad", como si se pusiera en duda algo que normalmente se acepta sin muchas sospechas; otro punto es que el libro es corto, un centenar de páginas, así que no se pierde nada por probar; el tercer punto a favor de intentarlo es el autor: Javier López Facal, un ameno, agudo e inteligente autor de tantos textos. También en este caso la curiosidad resulta premiada al saborear un libro lleno de conocimiento y sorpresas para los no expertos en diccionarios, y con sentido del humor cuando hace falta. López Facal demuestra ser un auténtico erudito, sin pedantería, y abarcando los diccionarios desde la antigüedad hasta la Wikipedia. Al final resulta que las cien páginas sobre los diccionarios se te quedan cortas.

López Facal, doctor en filología griega, profesor de investigación del CSIC y experto en política científica y gestión de la I+D, trabaja en un pequeño despacho (en la sede central del CSIC en Madrid), cuya única decoración son los libros, incluidos los diccionarios alineados en una estantería dedicada a ellos. Durante 15 años trabajó en la elaboración de un diccionario griego-español.

–¿Le gustan los diccionarios?
–Sí, con locura. Algunas personas tenemos el defecto de ser verbívoros –una palabra que se inventó hace poco, por cierto– y nos divierten las palabras, conocer su origen, sus usos, sus significados... Aquí, en el despacho tengo unos poquitos diccionarios, pero en casa tengo muchos más.

–En su libro incluso recomienda una tienda de diccionarios en Madrid
–Si, la única exclusivamente dedicada a diccionarios que hay en el mundo (que yo conozca), solo hay otra pequeña en París.

–¿Cuántas palabras utiliza normalmente una persona para expresarse?
–Usa tres o cuatro mil, nada más. Puede conocer unas 25.000 si es muy culto, cuando el léxico patrimonial español rondará los pocos cientos de miles de palabras y el número que pueden manejar la suma de los hispanoparlantes será de cuatro o cinco millones.

–¿Cuándo se inventa las palabras? ¿Cuando surgieron los diccionarios?
–Las palabras las inventó el ser humano. Los hombres y mujeres llevaban hablando muchos miles de años antes de que aparecieran los gramáticos y los diccionarios. Los protolexicólogos y protogramáticos son algo reciente. Hace cuatro o cinco mil años aparecen ya una serie de personas que se ocupan de las palabras; por ejemplo en Egipto... hay unas esculturas preciosas de señores escribiendo, los escribas. En cuanto a los diccionarios, como muchas otras cosas (la astronomía, la física, la medicina) fue en Grecia donde se empezó a reflexionar sobre ellos. Los griegos asumieron influencias de países cercanos y crearon los términos lexicografía y gramática. Pero el invento del diccionario es como el del abanico, que tuvo lugar en varios lugares a la vez, sencillamente porque había que abanicarse cuando hacía calor o para apartar las moscas.

–Pero siguen surgiendo palabras constantemente. ¿Quién las inventa?
–Hay de todo. Algunas las crean líderes sociales, puede ser un político, un religioso, un artista... También surgen por la base social. Es un proceso constante. Hace diez años no conocíamos el término wiki y ahora tenemos Wikipedia, Wikileaks, etcétera. Wiki se inventa a partir de un acrónimo del inglés (What I Know Is, o Lo que sé es) y funciona como prefijo con el que podemos componer muchas palabras.

–¿Le gusta la Wikipedia?
–Sí. Es una enciclopedia y hay que tener en cuenta que es muy desigual según lenguas y artículos. La wiki alemana es generalmente impecable, la inglesa también. La tercera que se hizo fue la catalana y se ha quedado un poco corta. La española es muy desigual, con artículos muy buenos y otros que no...

–En su libro, cuando cita la Wikipedia indica la fecha de la entrada.
–Claro, hay que hacerlo porque si lo cambian ya no está la referencia a la que tú aludes. Además hay que indicar el idioma porque no son todas iguales. La wiki en inglés tiene unos siete millones de artículos, que es mucho más que cualquier enciclopedia impresa, incluida la Británica.

–¿Qué recomendaría a la gente que usa la Wikipedia?
–Lo mismo que cuando se usan los diccionarios: fiarse de los expertos y nunca fiarse del todo. La wiki es una primera aproximación que resuelve muchos problemas, pero también hay que tener cuidado porque hay columpiadas... pero también la Enciclopedia Británica las tiene a veces.

–Los diccionarios, las palabras... ¿dicen algo de la gente que las usa o hay que ir al lenguaje, incluso a la literatura para encontrar la personalidad de los parlantes?
–En los diccionarios, si uno está atento, nota bajo todos ellos una ideología y una cultura. En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, por ejemplo, enseguida detectas que es muy arcaico, incluso en ese "dícese..." con que empiezan muchas entradas; que ya no se habla así. Otro diccionario, para mi gusto el mejor, que es el de Manuel Seco, es muy diferente. Por ejemplo, la palabra "marrón", el Seco recoge varias acepciones muy habituales en el uso y relacionadas con causa criminal, condena, año de cárcel, culpa... ya desde su primera edición 1999. El diccionario de la RAE incorpora tímidamente la acepción de "marrón" como "contratiempo" solo a partir de sus 22ª edición, de 2001, y con muchos menos sentidos de los que ofrece el de Seco. Es lo que ocurre con los simples imitadores frente a los innovadores, que suelen ir a remolque y siempre llegan tarde.

–No habrá ningún diccionario que recoja todas las palabras y acepciones.
–No, claro. Los diccionarios tienen que ser selectivos. La cuestión está en los criterios de selección. Muchos españoles creen que el diccionario de la RAE es el mejor que hay, pues bien, es exactamente el peor. Es peor comparado con el equivalente francés, italiano, portugués, alemán inglés... no así la gramática ni la base de datos de la RAE, que son probablemente mejores que las equivalentes de otros países, o al menos equiparables.

–¿Es pública la base de datos de la RAE?
– Sí. En ella hay unos 90 millones de registros distintos y se puede consultar por Internet. En realidad son dos bases de datos. CORDE, que es histórica, y Crea (Corpus de referencia del espacial actual). La Academia viene haciendo el Crea desde hace tiempo con financiación pública y un equipo de lexicógrafos e informáticos excelentes, así que con esta base podría hacer un diccionario extraordinario. Sin embargo, sigue rehaciendo continuamente el diccionario del siglo XVIII.

–Si una persona utiliza en un examen la acepción de la palabra marrón que recoge el diccionario de Seco pero no el de la RAE, ¿Cabe considerar que no es castellano correcto?
–Es un vicio contra el que vengo luchando desde hace años. Explico en el libro que si alguien va por el campo, ve una hierba, consulta un libro de botánica y no viene, no se le ocurre decir que esa hierba no existe, sino que esa hierba no está en su libro de botánica. Nadie puede decir a un hispanoparlante "esta palabra no existe". Se puede decir que no está en el diccionario... pero la culpa no la tengo yo por usar la palabra sino el diccionario por no reflejar bien el léxico. Mucha gente cree que el diccionario de la RAE es como los mandamientos de la ley mosaica y que si los incumples vas al infierno.

–¿Plantean un problema especial los términos científicos? La ciencia va muy rápido y además los científicos hablan en inglés como antes se hacía en latín.
–Efectivamente. En las universidades europeas se hablaba antes latín y ahora la lengua de la ciencia es el inglés. La verdad es que se ha creado una versión artificial del inglés que permite a la gente de ciencia entenderse, y de eso se trata. En cuanto a los diccionarios de ciencia, es complicado estar al día y siempre van por detrás, pero hay departamentos de terminología que funcionan muy bien, como los de la UE.

¿Por qué el CSIC publica un libro sobre diccionarios en esta colección, ¿Qué sabemos de?, casi exclusivamente dedicada a temas de ciencia?
–Es una colección de divulgación, inspirada en una que hizo el CNRS francés [el CSIC galo]hace años. Trata diferentes temas: de física, de química, de biología... pero también de ciencias humanas y sociales, y me encargaron a mí el primero que se publica de este ámbito.

viernes, 15 de junio de 2018

La diputada Carrió, ¿es tonta, estúpida o imbécil?


A partir de hoy, y con la frecuencia que sea posible, este blog va a incorporar una nueva sección en la que los traductores puedan reflexionar sobre algún tema referido al oficio, a la lengua y sus usos, y al mundo editorial en general. Esta nueva serie de columnas de opinión se abre con el texto que sigue, firmado por el Administrador del blog. Tiene por objeto señalar el frecuente error de suponer que el Diccionario de la Real Academia es el único que tiene todas las definiciones y respuestas posibles, agotando de ese modo el léxico de la lengua castellana. Apunta igualmente a demostrar el error en el que se cae cuando se lo considera “autoridad” y la gravedad de incurrir en ese error cuando se tienen responsabilidades dentro del Estado.

No lean el diccionario 
de la Real Academia Española

En un artículo de la lingüista española Elena Álvarez Mellado (Madrid, 1987) que, con el título “El mito de las palabras que no están en la RAE”, fue publicado en eldiario.es, se lee: “Nos han educado para creer que la RAE es el tao. De hecho, hablamos de El Diccionario como si solo hubiera uno, cuando existen multitud de ellos, algunos notablemente más explicativos o actualizados que el de la RAE. Pero la RAE es mucha institución y nos parece que de alguna manera el suyo es la fuente oficial, el oráculo de Delfos al que consultar para poner fin a las discusiones de sobremesa. El RAE seal of approval valida o condena definitivamente. Si una palabra no aparece en el diccionario de la RAE, será que está defectuosa por algo. Será que está mal.

Álvarez Mellado continúa: “Pero el caso es que la labor lexicográfica (esto es, el noble arte de hacer diccionarios) no funciona así. Las palabras no pertenecen a la RAE ni a los diccionarios, pertenecen a los hablantes. Los hablantes crean, producen, inventan palabras, y los diccionarios las recogen. Nunca al revés. Todas las palabras que aparecen hoy en el diccionario fueron acuñadas en algún momento y estuvieron fuera. Aun así, tenemos tan interiorizada la idea de que es el diccionario el que crea la lengua que decimos alegremente que una palabra no existe cuando no la encontramos en el diccionario”.

En este punto, Álvarez Mellado cita a Javier López Facal, Doctor en Filología Griega por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, quien es además el autor de La presunta autoridad de los diccionarios (2010). Allí se lee: “Si alguien va por el campo, ve una hierba, consulta un libro de botánica y no viene, no se le ocurre decir que esa hierba no existe, sino que esa hierba no está en su libro de botánica. Nadie puede decir a un hispanoparlante “esta palabra no existe”. Se puede decir que no está en el diccionario… pero la culpa no la tengo yo por usar la palabra sino el diccionario por no reflejar bien el léxico. Mucha gente cree que el diccionario de la RAE es como los mandamientos de la ley mosaica y que si los incumples vas al infierno’.”

 

Tal vez parezca excesivo, pero todo este largo preámbulo sirve para contextualizar la presunta idoneidad intelectual de la diputada Lilita Carrió, líder de la Coalición Cívica,  quien el 8 de noviembre de 2017, trató a los diputados Margarita Stolbizer y Federico Masso, ambos de Libres del Sur y contrarios a su proyecto de donación de alimentos, de estúpidos. Frente a las críticas de las que fue objeto, twiteó lo siguiente: “Estúpido/da es una persona necia o falta de inteligencia. Lean el diccionario de la Real Academia Española. No es un insulto”. Y efectivamente ésa es la definición de ese diccionario al que la diputada Carrió alude como principio de autoridad.

 

El DRAE presenta la siguiente sinonimia para la palabra “estúpido”: “tonto, imbécil”. Ahora bien, cuando se busca la definición de “tonto” en el mismo diccionario uno encuentra diversas acepciones. Importan acá la primera y la tercera: “Dicho de una persona falta o escasa de entendimiento o de razón” y “Dicho de una persona que padece una deficiencia mental”. Y respecto de la palabra “imbécil” se lee claramente: “Tonto o falto de inteligencia”, sólo que acá, se añade que se trata de un insulto. Habría entonces algo así como una gradación que, de menor a mayor, comprendería las palabras “tonto”, “estúpido” e “imbécil” para designar a aquellos que son necios o faltos de inteligencia. Pero como las lenguas son sistemas que no se limitan a los signos ortográficos habría que agregar también otras posibilidades semánticas, así como la entonación que, convengamos, no es la misma cuando se tilda a alguien de “tonto”, de “estúpido” y de “imbécil”.

 

Si ejemplificáramos esto mismo con la mismísima diputada Carrió, bien podríamos decir que cuando supone que el DRAE es el non plus ultra de la lengua castellana es tonta. Pero cuando se plantea a sí misma como la última defensa de la moral republicana es estúpida. Ahora bien, cuando se niega a despenalizar la práctica del aborto y condenar a miles de mujeres a un verdadero calvario por el solo hecho de ser pobres es, cuanto menos, imbécil (y eso, con una calificación benévola). ¿Se ve la gradación que se esconde detrás de la sinonimia? Para ser del todo claro, al entender todos estos adjetivos, por cierto nada simpáticos, de manera uniforme y pasteurizada, la diputada Carrió demuestra ser tonta, si no estúpida o imbécil. Considerando su manejo de la lengua, si alguna vez por una remota casualidad lee estas palabras, no habrá motivo para que se sienta ofendida.


jueves, 14 de junio de 2018

Will Vanderhyden ganó el premio a la mejor traducción por un libro de Rodrigo Fresán

El pasado 4 de junio, Daniel Gigena publicó en La Nación un artículo a propósito del reciente premio recibido por la traducción de una de las últimas novelas de Rodrigo Fresán al inglés. Esto es lo que dice.

Una novela de Rodrigo Fresán 
fue premiada en Nueva York

El jueves pasado, en Nueva York, se anunciaron los nombres de los ganadores de la 11ª edición de los Best Translated Book Awards, el prestigioso premio literario estadounidense que reconoce la mejor traducción original al inglés publicada en los Estados Unidos en 2017. The Invented Part La parte inventada), de Rodrigo Fresán, con traducción de Will Vanderhyden, ganó el premio a la mejor novela traducida al inglés. Y en poesía, el premio fue para un libro de la poeta griega Eleni Vakalo, que falleció en 2001 en Atenas (Before Lyricism fue traducido por Karen Emmerich al inglés).

Con La parte inventada Fresán inició en 2014 una trilogía en curso, que concluirá en 2019, cuando se publique La parte recordadaLa parte soñada, de 2017, también fue publicada por Literatura Random House. Fresán nació en Buenos Aires en 1963 y vive en Barcelona desde 1999. Es autor de un destacado primer libro de cuentos Historia argentina, que lo impuso en el panorama literario nacional. Entre sus obras, figuranVidas de santosTrabajos manualesEsperantoLa velocidad de las cosasMantra yJardines de Kensington. Sus libros se publicaron en varios idiomas con éxito de crítica. El escritor argentino, además, colabora en medios periodísticos nacionales y extranjeros, y tradujo, prologó y editó libros de Anne Beattie, Roberto Bolaño, John Cheever, Denis Johnson y Carson McCullers, entre otros autores.

"La parte inventada entrelaza lo intelectual, lo emocional y lo estético al crear una historia entretenida, triste y optimista a la vez, que muestra que hay un nuevo territorio en la novela y nuevas estructuras por construir. Encontrar estas estructuras y asumir los riesgos narrativos y estilísticos de Fresán es un desafío", declaró el jurado al dar a conocer el fallo el jueves pasado. "Este libro es tan generoso como desafiante, tan nostálgico como esperanzador. Rodrigo Fresán es un genio, y el traductor Will Vanderhyden traslada esa maestría y todos los matices de su obra al inglés", agrega el comunicado oficial. Cada año, el jurado está integrado por académicos, narradores, poetas y críticos estadounidenses.

Como es evidente, el premio no solo tiene en cuenta la calidad de la traducción, sino también el trabajo del autor y de la editorial. Fue concebido para honrar y celebrar el trabajo de los traductores, editores y otros agentes literarios que contribuyen a difundir la literatura de otras culturas. Tanto el traductor como el autor reciben un premio de 5000 dólares. No existe en la Argentina un premio de esa índole para los traductores y editoriales que dan a conocer nuevos nombres de la literatura extranjera.

La parte inventada es el primer volumen de la trilogía en que Fresán bucea en la mente de un escritor contemporáneo. Narra la historia de un autor que tuvo cierto éxito hace unos años, pero que en el siglo XXI descubre que ya no hay lugar para él. "Si bien no hay algo de despedida, hay una cosa más crepuscular, museológica, en la novela", declaró el autor cuando su libro fue publicado en la Argentina. Como en gran parte de la literatura de Fresán, en la novela premiada hay constantes referencias a la cultura del siglo XX, que el autor supo leer con lucidez, y al método que requiere el propio género novelesco. Francis Scott Fitzgerald, Pink Floyd, Bob Dylan y Jorge Luis Borges conviven en La parte inventada. Excelsa y extrema, la trilogía de Fresán se verá coronada el año que viene.


miércoles, 13 de junio de 2018

A un año de haber asumido, una entrevista con Silvia Sesé, directora editorial de Anagrama


Publicada el 4 de junio pasado en el diario chileno La Tercera, la siguiente entrevista del periodista trasandino Gonzalo León con la editora Silvia Sesé (cfr. en este blog, entradas del 19 de mayo de 2010, 19 de abril de 2011 y 1 de mayo de 2018), tuvo lugar durante la reciente visita de la actual directora editorial de Anagrama, de España, a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

“Siento realmente una tristeza
porque Bolaño no esté en el catálogo”

Silvia Sesé se hizo conocida en el mundo editorial de lengua castellana cuando como editora del sello Destino, del Grupo Editorial Planeta, descubrió al escritor sueco Stieg Larsson y su saga Millennium. Rápidamente la saga se convirtió en el mayor éxito de ventas de los últimos años del Grupo Editorial Planeta, del que Destino forma parte. Desde ahí los ojos del mundo editorial pusieron los ojos sobre ella, por eso no fue extraño que tras la adquisición de casi todas las acciones de Anagrama por parte de editorial Fetrinelli fuera designada como directora editorial, reemplazando a su fundador y mítico editor, Jorge Herralde, quien se quedó con el 1%. Desde comienzos del año pasado ocupa tal cargo y Herralde asesora al sello que, durante su dirección, dio a conocer en América Latina y España a una vasta generación de escritores de otras lenguas, como Charles Bukowski, Amélie Nothomb, John Kennedy Toole, Richard Ford y Jane Bowles, y también autores de lengua castellana, que tuvo en Roberto Bolaño su caso más emblemático. Hoy Anagrama, pronto a conmemorar el medio siglo de existencia, se prepara para el futuro, de ahí que Silvia Sesé esté muy atenta a las innovaciones de la industria editorial, que tiene en los audiolibros un mercado a explorar y en franco crecimiento, pero también no descuida las traducciones ni menos el mercado latinoamericano, del que quiere incorporar autores nuevos. Esta charla ocurrió en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).

–Llevas casi un año y medio al frente de Anagrama, ¿cómo ha sido el desafío de suceder a Jorge Herralde?
–En realidad Jorge viene todos los días a la editorial. Yo estoy al frente de la dirección editorial, pero con la ventaja enorme y el privilegio de tenerle a él ahí cada día para para charlar, para intercambiar opiniones, para pedirle consejo, para todo. Entonces digamos que es la manera más fácil de asumir una responsabilidad como ésta y la más natural es tenerle allí; por otro lado trabajo con el mismo equipo con el que ya trabajaba Jorge, aunque con algunas pocas incorporaciones.

–¿No hay complicaciones entonces?
–A ver, tiene su complicación, porque estamos en un momento para el mundo editorial que es difícil, de una crisis superada en cierta parte pero con una bajada de ventas y de número de ejemplares por libro, es decir de tirada, que ya no va remontar, que no va a volver a los años anteriores. Es un momento de cambio, donde cualquier pequeña cosa desestabiliza lo que es el catálogo y el resultado.

–Las industrias del libro de España y Argentina han vivido crisis. Según algunos, le pega menos a las editoriales pequeñas y medianas y más a las grandes, porque las grandes apelan más al lector ocasional y ese terreno ahora está en disputa con Netflix, internet y los videojuegos. ¿Estás de acuerdo con eso?
–De alguna forma sí, es cierto que está el gran lector que podemos contar, que es el lector de literatura, pero también ese lector tiene otros intereses y digamos que sus necesidades son cubiertos por muchísima más competencia, y en ese sentido es fantástico el nacimiento de un montón de editoriales independientes muy interesantes, que de verdad cubren un amplio espectro, pero la verdad es que el número de lectores no ha crecido, al contrario, se ha empequeñecido. Entonces sí, la crisis puede pegar más fuerte a las grandes cifras y las cifras pequeñas son más sostenidas y no hay variaciones tan enormes, pero por otro lado yo creo que en general sí ha disminuido la compra de libros de este grupo de lectores, que también está interesado en muchas otras cosas.

–Tradicionalmente Anagrama ha apelado a un lector de literatura…
–Pero Anagrama también ha conseguido durante sus casi cincuenta años grandes hitos, tanto para llegar como para crear lectores, con un tipo de propuestas literarias que han ido desde la literatura más sofisticada hasta la más nueva en algunos momentos, pero también con títulos que se han convertido en clásicos contemporáneos. Entonces yo creo que es un catálogo muy sólido, con clásicos grandes, que de alguna manera ha popularizado la editorial, pero también con éxitos enormes, que no solamente han ido a un lector específicamente literario, sino a un público más amplio.

–En una entrevista de hace algún tiempo Jorge Herralde destacaba como éxito de ventas La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.
–Lo que sucede con un tipo de éxitos como éste es que cuando trasciende este número de lectores que nosotros pensamos que son los lectores literarios, la editorial crea una necesidad en un público menos sofisticado quizá que no esperaba comprar ese libro, entonces efectivamente se crean lectores al provocar el deseo de tener ese conocimiento. Y conseguir darle forma a ese deseo y de una forma continuada, durante años y con un catálogo sostenido, es una de las mejores cosas que ha hecho Anagrama, y también es lo que querríamos continuar.

–Las traducciones son muy importantes para la editorial, sobre todo de autores contemporáneos, en algunos casos rupturistas, que han abierto una línea de lectura para nuevas generaciones, pero por otro lado, está la literatura en lengua castellana, donde hay autores españoles y latinoamericanos. ¿Cómo se ecualiza estos dos mundos hoy?
–Para Anagrama, para Herralde y para lo que queremos hacer también, es muy importante estar atentos a literaturas que traen nuevas propuestas en todas las lenguas y Panorama de Narrativas es la colección amarilla ha abierto camino, sobre todo en literatura norteamericana, francesa, inglesa, italiana, y además lo ha hecho de forma sólida, sustentable, apostando por autores a largo plazo, que me parece es la forma real de crear ese interés entre los lectores, porque no suceden las cosas con un libro, con dos; con Richard Ford por ejemplo, Anagrama ha publicado todos sus libros y le ha seguido hasta que se consiguió una consolidación del autor en el público en español. Hace un año le dieron el Príncipe de Asturias, lo que demuestra que además de ser un autor muy querido por el público en español y a veces más conocido, puede que sea más apreciado y más vendido en español que quizá en su propia lengua.

–Eso es lo que hace cualquier editorial en un punto, ¿no? ¿Mover a sus autores?
–Sí, pero por otro lado es muy importante para cualquier proyecto editorial con voluntad de incidir es básico publicar en la lengua propia, porque realmente es ahí donde se juega el compromiso con la propia literatura, ahí está esa especie de interconexión entre el creador y la industria. Yo creo que el hecho de empezar con la colección de Narrativas Hispánicas y el estar comprometido con la publicación de autores españoles y latinoamericanos y darlos a conocer en los distintos países es lo que nos caracteriza.

–Kurt Wolff, el gran editor de Kafka, decía que había que publicar primero a los autores de la lengua a la que pertenecía.
–Es que es ahí donde se juega realmente el compromiso con la literatura. Además el editor es el primer lector: la traducción es fantástica y muchísimos lectores en España hemos conocido autores de afuera gracias a colecciones como las de Anagrama, pero realmente donde incides y donde más te la juegas es en la literatura en tu propia idioma, donde decides qué línea seguir, por dónde apostar, a quién apoyar. Ése es el trabajo más de editor.

–Anagrama está muy presente en el mercado latinoamericano, no solamente con las traducciones, sino con autores argentinos, chilenos, de todas las nacionalidades casi.
–Ricardo Piglia, que se publicó en otras editoriales pero creo que para muchísimos lectores, como yo, lo conocimos cuando apareció en la colección Narrativas Hispánicas, lo mismo con otros autores argentinos, chilenos y mexicanos. Y bueno, es lógico: el Premio Herralde de Novela tiene una gran tradición de latinoamericanos que lo ganaron, ahora mismo no recuerdo el número exacto que lo ganaron pero te diría que es fifty/fifty en latinoamericanos/españoles.

–A propósito de latinoamericanos y de autores que descubrió Anagrama y que supo vender muy bien, ¿cuál es la evaluación que haces del fenómeno Roberto Bolaño, que ya no lo publican ustedes, sino Alfaguara, y del que están editando cosas que había escrito en los 80, con lo que su obra póstuma podría alcanzar o superar la cantidad de títulos publicados en vida?
–Bueno, eso la verdad es complicado comentar con argumentos realmente de peso, porque tampoco conozco bien su obra, conozco los dos últimos libros que se publicaron, pero también nosotros apostamos por publicar póstumos. Ahora a mí Bolaño me parece un autor fundamental, importantísimo, siento realmente una tristeza porque no esté en el catálogo de Anagrama, pero esas cosas pasan y la vida sigue. Y por otro lado creo que Anagrama hubiese hecho lo mismo publicando esas dos obras, por lo menos, las que leí, porque me parecen suficientemente importantes para publicarlas. En ese sentido creo que Random House ha hecho lo lógico.

–¿Crees que Bolaño fue un escritor chileno, mexicano o español?
–A mí Bolaño me parece un escritor en lengua española. Yo lo he leído sin tener la exacta percepción de su nacionalidad, pese a que la sabía, pero esas cosas de pronto uno las olvida. Lo he leído como un escritor, repito, importantísimo en nuestra lengua, y no me ha importado si es chileno o mexicano; evidentemente es un escritor que aglutina muchísimas tradiciones y que pertenece a todos estos lugares.

–¿Qué tanto interés hay ahora en España por los autores latinoamericanos?
–Yo creo que vivimos un poquito de espaldas, quizá ahora no tanto: entonces ni aquí interesan tanto los autores españoles ni en España interesan tanto los autores latinoamericanos, tanto como debería, por importancia, por talento y por número. Pese a ello creo que hay muchos editores en España absolutamente atentos a la obra de muchos escritores de acá, como no puede ser de otra manera, porque hay verdaderos talentos y gente muy interesante. No sé por qué pasa, pero imagino que hay un tema con las diferentes modalidades de la lengua.

–¿Es sólo una impresión o parece que las traducciones que están haciendo las editoriales españolas no están, como se suele decir, tan “gallegas”, tan llenas de españolismos?
–Es verdad que los traductores y las editoriales están buscando maneras más neutras para soluciones posibles, en este sentido sí creo que hay una atención mayor hacia ello, pero también depende mucho de los libros. Porque hay novelas en las que se utiliza mucho slang y en ellas quizá es muy complicado que acabe siendo la mejor opción la más neutra, porque realmente tienes que poner un poco de carácter ahí, y ahí es donde más se juega en terreno resbaladizo, donde más se ve lo local y evidentemente las “gallegadas” o lo que sea, aunque también es verdad a veces se hace demasiado problema cuando nosotros hemos leído, y esto lo comenta Herralde a menudo, libros de Monte Ávila, de Sudamericana, con soluciones que no son las habituales en el español de España y no ha pasado nada: todos comprendemos, así que no lo veo tan problemático.

–¿Pero en esta traducción un poco más neutra de las editoriales españolas hay decisión editorial o un adecuamiento de los mismos traductores?
–No, hay una atención editorial, un trabajo interno para pensar cuál es la mejor opción.

–Hace unos años, cuando España aún no salía de la crisis editorial (hoy parece que lo ha hecho), el director editorial de Planeta Cono Sur, Ignacio Iraola, comentaba en una entrevista que a las sedes de Planeta en Colombia, Argentina y México se les pedía un mayor esfuerzo en las ventas de parte de la casa matriz. Anagrama, si bien no es una trasnacional, ¿qué espera de estos mercados?
–Directrices no hay, pero es cierto que ha crecido la parte que corresponde a la facturación total de países latinoamericanos con respecto a otros momentos de la editorial, por eso seguimos muy atentos a un mercado, porque no es solamente un tema de facturación sino un tema de voluntad, de presencia, de amplitud y de compromiso con las propias literaturas de nuestra lengua. Creo que siempre hemos estado muy cerca. De hecho Herralde ha estado cerquísima de Argentina y de México, especialmente. Lo que sí tenemos es una voluntad de estar más presentes con mejores precios, con una política de llevar autores a los distintos festivales.

–¿Cuáles han sido en tu experiencia los cambios que ha sufrido Anagrama desde que fue comprada por Fetrinelli?
–Fetrinelli es una editorial que sentimental e ideológicamente está muy cercana a Anagrama, pero además hay relaciones de amistad, personal y familiar, muy cercanas al propio Jorge. Por otro lado, Carlo Fetrinelli siente una fascinación por Anagrama, le ha gustado desde siempre, y quiere llevarla al futuro con un carácter que se mantenga y darle también todas las posibilidades tanto tecnológicas como de futuro para que se desarrolle. Y yo también las noto cerca, nada inclusivos en lo que sería catálogos, con mucho diálogo. En cuanto a la metodología de trabajo tenemos más apoyo, un editor con posibilidades de apoyarnos si queremos desarrollar más el mercado latinoamericano, de apoyar más algunas cosas que solos quizá no podríamos, pero en cuanto a decisiones en cuanto al catálogo eso sigue siendo nuestra.

–Por último, ¿qué proyectos están desarrollando?
–El año que viene cumplimos cincuenta años y queremos celebrarlos con proyectos, por un lado, conmemorativos pero también con proyectos de futuro y para eso ya hemos empezado con dos colecciones de alguna manera nuevas, aunque en realidad se trataba de revitalizar una colección que ya estaba: los cuadernos. Y, por otro lado, Anagrama Gráfica. Pero además estamos muy atentos al tema del audiolibro, sobre todo viendo distintas opciones, viendo cómo lo podríamos desarrollar. Estamos atentos a cómo podemos mejorar nuestra presencia en Latinoamérica, con solidez estamos trabajando en este sentido, y bueno, hay proyectos de asentar y de hacer más sólida la editorial, incorporando autores nuevos.

martes, 12 de junio de 2018

Como Groucho Marx, el presidente de la RAE tiene principios que, si no gustan, los cambia por otros

El 8 de junio pasado, el diario Clarín, de Buenos Aires, reprodujo una noticia aparecida en el diario La Vanguardia, de Barcelona, donde se referían los patéticos cambios de opinión del pelele Darío Villanueva, actual presidente de la cada vez más desacreditada Real Academia Española. Se recuerda que no hace mucho, el mismo personaje se bajó los lienzos ante los empresarios (ver entrada del 16 de marzo pasado, en este blog) y ahora, sin demasiados preámbulos, hace lo mismo con la clase política. Faltan el Opus Dei, los bomberos voluntarios de Pontevedra y la Unión de Residentes Españoles de Filipinas y cartón lleno.

El lenguaje inclusivo le gana la primera batalla
a la Real Academia

El flamante presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, nombró once ministras y seis ministros en su gabinete. Ellas son mayoría y esa realidad devolvió al centro del debate el lenguaje inclusivo. En las redes sociales, los usuarios españoles empezaron a preguntarse si había llegado la hora de hablar de un ”Consejo de Ministras”, a secas y usando el femenino como genérico. O, en todo caso, de referirse al “Consejo de Ministras y Ministros”. En ese marco, la Real Academia Española (RAE) siempre acusada de demasiado conservadora– quedó en el medio de la discusión. El miércoles, la institución salió al cruce al señalar que era incorrecto señalar al de España como un “Consejo de Ministras y Ministros”. Pero en las últimas horas su presidente, Darío Villanueva, cambió de idea y catalogó como “correcta” esta última fórmula, la misma que eligieron los políticos en su toma de posesión. Finalmente, Consejo de Ministras y Ministros ¡vale!

“Yo por ejemplo cuando comienzo una conferencia suelo decir ‘señoras y señores’. En ese sentido no hay ningún problema”, ha expresado Villanueva en declaraciones a la agencia Europa Press para ofrecer su postura sobre el debate. Aún así ha hecho hincapié en que no debe llamarse únicamente “Consejo de Ministras”, ya que “este recurso induce a la confusión”.

La propia RAE señalaba hace unos días en su página web que desdoblamientos como Consejo de Ministras y Ministros “son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico” e instaba a usar el género masculino para designar a los individuos de un colectivo sin distinción de sexos. Ahora, tras el revuelo, parece que Villanueva aceptó lo que se había convertido en un reclamo público.

Son muchos los usuarios de las redes sociales que calentaron el debate en los últimos días a través de Twitter, con la etiqueta #RAEconsultas. Ante la catarata de preguntas, desde la institución española habían contestado: “El uso de ‘Consejo de Ministras’ no es aceptable, pues el femenino, como término marcado de la oposición de género, sólo incluye en la referencia a las mujeres”.

En un interesante hilo en la red social del pajarito, la RAE respondió a diferentes hipótesis. “¿No sería lo más correcto decir ‘Consejo de Ministerios’ porque así no se excluye ningún sexo?”, se lanzó una consulta. “El consejo lo integran personas, no organismos”, respondieron los encargados del diccionario. “Si el consejo lo integran personas, ¿por qué no puede ser un Consejo de (personas) Ministras?”, planteó otro. “Porque la palabra ‘ministro,–tra’ es un sustantivo, no un adjetivo, es decir, no se puede usar como modificador del sustantivo ‘persona’”, aclaró de nuevo la RAE.

lunes, 11 de junio de 2018

Presupuesto 2018: la cultura cada vez más devaluada por el gobierno de Macri


Si al presidente Macri le interesaran mínimamente la educación y la cultura, tal vez habría tenido la delicadeza de invitar a la Casa de Gobierno al rector de la Universidad de Buenos Aires para felicitarlo por la destacada ubicación que en el ranking internacional de universidades ocupó la casa de estudios porteña, primera respecto de todas las otras instituciones colegas de Latinoamérica. Esa invitación, de la que gozan las selecciones deportivas nacionales y no pocos curiosos visitantes –como los Rolling Stones y los sobrevivientes de Queen, cuando era Jefe de Gobierno, no tuvo lugar. Sin embargo, cuando se hace mención pública de esto, muchos integrantes del partido gobernante se ofenden y tienden a minimizar la cuestión, acaso por provenir de universidades privadas de ésas que no figuran en los rankings de excelencia. 

Hace exactamente una semana (para mayor precisión, en la entrada del pasado 4 de junio de este blog), la periodista Patricia Kolesnicov criticaba, desde las páginas del diario Clarín, una publicación que raramente se opone al gobierno actual, la falta de voluntad política para poner en marcha la tan cacareada Ley de Mecenazgo, anunciada con bombos y platillos por Macri, la vicepresidente Gabriela Michetti, el jefe del gabinete de ministros Marcos Peña y el ministro de Cultura Pablo Avelluto al principio de su gestión. En la misma línea, pero el pasado 6 de junio, Kolesnicov volvió a la carga para señalar el gigantesco “ajuste ejemplificador” previsto para el presupuesto de este año y las quejas de varios de los responsables de instituciones dependientes del Ministerio de Cultura a los cuales la gestión diaria se les hace cada vez más difícil por falta de fondos.

Hasta dónde apretarle la billetera a la cultura

La primera piedra la lanzó, como distraídamente, el ministro Nicolás Dujovne. El proyecto era secreto pero llegó a oídos del periodista Nicolás Wiñazki, quien este lunes lo publicó con el nombre de “plan tijeras”. En pocas palabras, se trataba de recortar 10 mil millones de pesos adicionales al sector público, además de los 20.000 ya anunciados. En esa volteada caían organismos culturales como el Teatro Cervantes y la Biblioteca Nacional. No habían pasado doce horas de conocida la noticia cuando desde Hacienda se dejaba saber otra cosa: que el “ajuste ejemplificador” estaba suspendido hasta que se terminara la negociación con el FMI.

Chistes aparte –seguro que el FMI exigirá mayor presupuesto para Cultura, ya la vemos a Lagarde aullando “¡plata para el Cervantes, plata para el Cervantes!”– en el sector tomaron nota de lo que se viene. O para ser más precisos, de lo que ya se vino. No por nada, hace unas semanas Alberto Manguel, el director de la Biblioteca, decía que el custodio del patrimonio libresco de la nación no tenía “ni para café”. Y no por nada los proyectos que esperaban ser financiados por la Ley de Mecenazgo porteña –que está vigente– descansan cómodamente en los cajones o han sido directamente rechazados mientras el gobierno porteño prepara una nueva ley. Es que el dinero que va a la cultura por mecenazgo se resta de lo que entra por impuestos. ¿Hace falta explicar más?

Anécdotas hay muchas: como que hacía frío el viernes 1 en el Museo de la Lengua –que depende de la Biblioteca– cuando se presentó la lectura del Quijote en Twitter y los guardas deslizaban que no había calefacción. O que por segundo año consecutivo no se compró ninguna obra para el Museo Nacional de Bellas Artes en arteBA.

¿Por qué no hubo plata para obras nuevas si los cuadros los paga la Asociación Amigos del Museo y no el Estado? Fácil: porque la Asociación está pagando gastos corrientes, armado de muestras. En 2017, la Asociación aportó al mayor museo argentino 15 millones de pesos y para este año la estimación son 17,5. ¿Mucho o poco? Bastante, si se tiene en cuenta que el presupuesto 2018 del Museo es de unos 113 millones pero el operativo –el que se usa efectivamente para montar las exposiciones– alcanza los 35.

El Ministerio de Cultura no necesita que Dujovne le recorte: ya lo hizo. En 2017, gastó sólo el 88,1 por ciento de lo que tenía. Es decir, que si partió de los casi 3.300 millones de pesos –exactamente, 3.298.217.302–, ahorró algo más de 375 millones de pesos. ¿Mucho o poco? Bueno, el Cervantes –que Hacienda quiere achicar– tiene en 2018 un presupuesto de casi 331 millones. Es decir, lo que se ahorró en Cultura en 2017 es más que lo que se otorgó al teatro para todo 2018.

La inflación también hizo lo suyo. “Cada vez tenemos menos plata”, susurran en la Biblioteca. Los números dicen que es así: el presupuesto 2016 fue de unos 417 millones de pesos y, tras una inflación que tocó el 40 por ciento ese año, el de 2017 fue de algo más de 473: el aumento no alcanzó al 14 por ciento. Por ahí se quedó lo del café.

En este contexto no hay que esperar que prospere la Ley de Mecenazgo nacional, que con foto y alegría presentaron Mauricio Macri, Gabriela Michetti y Marcos Peña –y el ministro de Cultura Pablo Avelluto– en septiembre de 2016. La ley establecía una quita de impuestos de hasta el 50 por ciento para proyectos realizados en Buenos Aires, hasta el 80 para el resto del país y hasta el 90 para los que se declararan “de interés especial”. En definitiva, destina a la cultura parte de los impuestos de un donante y lo obliga a poner de su bolsillo otra parte. Además, ese proyecto impide pedir fondos de mecenazgo a instituciones vinculadas a empresas –para que no se donen a sí mismas– y establece que cualquier adquisición que se haga con esta plata deberá ir a una institución o espacio público. Todo muy lindo pero la ley cayó en diciembre en el Senado y, aunque fue vuelta a presentar, nadie espera que encuentre defensores. Tiempos de “ajuste ejemplificador”.

¿Por qué el Estado debería pagar la cultura? Esta idea se remonta a la Revolución Francesa, la que derribó a los reyes y llevó a la burguesía, la gente común, al poder. “El 'proyecto de ilustración' –dice el pensador francés Zygmunt Bauman en su libro La cultura en en el mundo de la modernidad líquida– otorgaba a la cultura el estatus de herramienta básica para la construcción de una nación, un Estado y un Estado nación, a la vez que confiaba esa herramienta a las manos de la clase instruida”.

De otra manera, algo parecido decía, hace algunos años, Juergen Boos, presidente de la Feria del Libro de Frankfurt, la más importante del mundo. Le preguntaron para qué hacía falta leer, por qué tanto esfuerzo. El alemán no dudó: “Para formar ciudadanos críticos”, dijo. Todo esto para formar ciudadanos críticos.

En eso hay que pensar antes de apretar la billetera.