viernes, 23 de febrero de 2018

La española Carlota Pérez-Reverte Mañas plagió traducción de Alfredo Michel Modenessi

Como lo ha demostrado el caso de la reciente retraducción de Georges Perec realizado por la española Mercedes Cebrián para la editorial Impedimenta, sospechada de haberse inspirado en la realizada por la traductora también española Yolanda Morató, resulta muy difícil –y oneroso– demostrar palmariamente un plagio.

Sin embargo, el mexicano Alfredo Michel Modenessi (foto), prestigioso catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, parece haberlo logrado. Reputado especialista en Shakespeare, acaba de denunciar el uso indebido de su traducción de The Comedy of Errors, de William Shakespeare, intitulada La comedia de los enredos (2012), por parte de Carlota Pérez-Reverte Mañas –hija del escritor del mismo apellido, historiadora y arqueóloga subacuática y máster en Gestión de Empresas Culturales– para hacer una “versión” y adaptación con idéntico título, escenificada en múltiples ocasiones en España entre 2016 y 2017, bajo la dirección de Alberto Castrillo Ferrer. 

Según él mismo informa al blog del Club de Traductores Literarios de Buenos Aires, la traducción de Modenessi fue utilizada sin previo aviso ni solicitud y, lógicamente, sin su autorización ni la de Espasa, casa editorial en la que fue publicada en 2012.

Todo puede leerse con sumo detalle en la página Los enredos de un plagio (https://enredos-plagiados.webnode.mx/), donde no queda lugar a dudas del proceder de Carlota Pérez-Reverte Mañas.

Según pudo saberse, no sería ésta la primera vez que alguien con el apellido Pérez-Reverte se dedica a plagiar a alguien (ver, en este mismo blog, la entrada correspondiente al 18 de julio de 2013). O sea que de tal palo, tal astilla, mañas agregadas.

Por último, ¿quién carajo se creen estos cosos para actuar con tal descaro y aparente impunidad? ¿O suponen que nadie se va a dar cuenta? Tal vez deberían seguir pergeñando esas novelas horribles que les publica Alfaguara o simplemente continuar recorriendo el fondo de océanos silenciosos, dejando de sumar indecencia a la falta de talento. Dicho esto con todo respeto, claro.

3 comentarios:

  1. No estoy de acuerdo con el comienzo de este artículo. No resulta nada difícil demostrar un plagio si el caso -como sucedió con Me acuerdo, de Georges Perec- es manifiesto. Otra cosa es que la persona que ha utilizado esa edición no quiera admitirlo y se "ampare" en la ausencia de un procedimiento judicial para no reconocer lo que ha hecho (algo que, por otra parte, ya estamos estudiando en la Universidad). Tanto el artículo publicado en este foro como el que firmó Fran Matute en Estado Crítico demuestran palmariamente las huellas de la edición de 2006.

    ResponderEliminar
  2. Yolanda: La dificultad de la que se habla en el comienzo del artículo es, principalmente, la de contar con una institución solidaria, que desee mediar en estas cuestiones y, luego, la económica. No se habla de cuestiones técnicas. Desde acá consideramos que eso ya lo demostraste.
    Modenessi, que es mexicano, optó por armar un sitio donde él mismo demuestra palmariamente el robo de la Pérez Reverte Jr.
    Como bien sabés, hemos apoyado tu reclamo y seguís teniendo las puertas abiertas para que subamos todo lo que nos quieras enviar.

    ResponderEliminar
  3. ES EVIDENTE EL PLAGIO COMETIDO EN PERJUICIO DE ALFREDO MICHEL Y DE ESPASA. ES TAN RUIN Y VIOLENTO COMO EL SECUESTRO DE UNA PERSONA.
    ATT JAVIER MTZ

    ResponderEliminar