martes, 15 de marzo de 2016

Alguien que tiene las cosas en claro

Sinéad Mac Aodha es Director of Ireland Literature Exchange. Como tal, en los últimos quince años ha desarrollado una extraordinaria tarea de promoción de la literatura irlandesa en el extranjero, estableciendo vínculos con editores y becando a traductores de todo el mundo para viajar a Irlanda, lo cual ha permitido la publicación de más de mil setecientos títulos irlandeses en las más diversas lenguas. Lo que sigue es una entrevista publicada por la revista The Stinging Fly, que aquí se ofrece en traducción de Julia Benseñor.

Preguntas y respuestas con Sinéad Mac Aodha

–¿Por qué la literatura traducida es importante?
–Ninguna literatura por sí misma tiene el monopolio de la excelencia. La literatura traducida es de vital importancia porque nos permite asomarnos al mundo tal como lo imaginaron los escritores a través del prisma de otras lenguas y culturas. Para decirlo de manera sencilla, la literatura traducida le permite al lector acceder a otros mundos. También fortalece a los escritores en su propia práctica creativa, ya que al leer obras traducidas tienen acceso a otras ideas y prácticas literarias. Desde la perspectiva de la organización Ireland Literature Exchange, la traducción de literatura es una carta de presentación fundamental para Irlanda. Alentamos a los editores de ficción del exterior a publicar lo mejor de la literatura irlandesa en la mejor traducción literaria posible. Nuestro trabajo comprende desde la poesía de Nuala Ní Dhomhnaill traducida al flamenco hasta la novela Skippy Dies de Paul Murray al ruso y las novelas de Samuel Beckett al chino.

–¿Cuál cree usted que es el aspecto más importante de una buena traducción?
–Creo que el aspecto más importante de una buena traducción es su capacidad para ayudar a los lectores a acercarse a la intención del original, más allá de cuán foránea pueda resultarles desde el punto de vista de la propia experiencia. Los mejores traductores literarios son biculturales: tienen un profundo nivel de comprensión de las dos culturas con las que trabajan. Nuestro programa de becas apunta a ofrecer a los traductores literarios la oportunidad de sumergirse en los modismos y geografías de la obra que están traduciendo.  Intentamos brindar el respaldo necesario para asegurar que su traducción sea de la mayor calidad posible. En los últimos diez años hemos llevado a los traductores a recorrer un pantano, a aprender a usar una bomba de agua, a arreglar los típicos techos de paja y a visitar los museos, las escuelas, las iglesias y los pubs que eran importantes para la obra que estaban traduciendo. También, toda vez que nos fue posible, les presentamos a los autores.

–¿Qué opina usted del término”intraducible”?  
No creo que haya ninguna obra intraducible: todos somos seres humanos, de modo que la escritura imaginativa de un ser humano debería ser inteligible para el resto. Sin embargo, algunas lenguas y culturas son ciertamente más difíciles de traducir que otras. A la vez, ciertas emociones y conceptos son más complicados para trasladar de una cultura a otra. Para citar la célebre frase de Anthony Burgess, “la traducción no es sólo cuestión de palabras; se trata de hacer inteligible toda una cultura”.

–¿Hasta qué punto el carácter irlandés de una obra contribuye a su éxito en el exterior a través de la traducción?
–Es difícil medir el carácter irlandés. Sin duda, Irlanda es famosa en el mundo por su excelente literatura, y sus escritores son my reconocidos en el exterior. Esto también sucede con muchos novelistas contemporáneos así como con muchos de nuestros extraordinarios poetas, dramaturgos y escritores de literatura infantil. Yo diría que posiblemente el único elemento común que engloba a toda la escritura irlandesa contemporánea es el excepcional dominio y uso imaginativo de la lengua que tienen nuestros escritores. La buena escritura irlandesa parece gozar de popularidad, ya sea que esté ambientada en una ciudad ficticia de 2053 o en un pantano del interior de Irlanda.

¿Por qué cree que en Irlanda se publica tan poca literatura extranjera traducida?
–Creo que existen varios motivos que pueden explicarlo. En general, publicar traducciones tiene costos y riesgos adicionales, sobre todo en un mercado angloparlante. Pienso que este problema puede agravarse si también empiezan a escasear los lectores más calificados, ya que cada vez son menos las escuelas irlandesas que ofrecen un abanico amplio de opcionescurriculares para el aprendizaje de idiomas extranjeros.Sin embargo, en los últimos años, algunas cosas han cambiado sustancialmente y para mejor. Veo un cambio notable en Gran Bretaña que está publicando mucha más literatura traducida que antes. Los premios, como el Independent Foreign Fiction Prize, han contribuido a difundir la idea de que la literatura traducida es, a lo sumo, tan buena como la literatura en inglés. Aquí, en Dublín,  el International IMPAC Prize ha concitado el interés internacional por libros excelentes de todo el mundo escritos originalmente en otras lenguas. Este año, no menos de cinco de las diez novelas finalistas en el certamen fueron traducciones.Little Island está publicando buena literatura traducida para jóvenes, y hay algunas otras editoriales que también están abiertas a seguir sus pasos.  Irlanda siempre ha sido un país muy activo en el campo de la traducción de poesía: editoriales como Dedalus Press, The Gallery Press y Coiscéim vienen publicando sistemáticamente traducciones de poesía escrita en otras lenguas. John F. Deane, cuando era editor en Dedalus Press, publicó, en 1985, The Wild Marketplace, de Tomas Tranströmer, y, en 1994, For The Living and the Dead, este último traducido en colaboración con el propio Tranströmer.Ireland Literature Exchange acaba de mudarse al flamante Centre for Literary Translation en el Trinity College junto con sus socios Dalkey Archive Press y la Escuela de Lenguas, Literaturas y Estudios Culturales. La mera constitución de esta nueva alianza creativa y la publicación de este número especial dedicado a la traducción de The Stinging Fly son señales que auguran un futuro promisorio para la traducción literaria en Irlanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada